Athina viaja a la mansión que la vio nacer para convertirse en la heredera del Imperio Onassis

Athina Roussel Onassis recibe su imperio

De la noche a la mañana, Athina Roussel Onassis se ha convertido en una de las mujeres más ricas del mundo, llegando incluso a superar la fortuna de la reina Isabel II de Inglaterra. Hoy la hija de Cristina Onassis y nieta del armador griego Aristoles Onassis celebra su mayoría de edad. La llegada de este día, 29 de enero de 2003, ha sido planeado desde hace años.

A las diez de la mañana, Athina, acompañada de su equipo de guardaespaldas y de su padre, Thierry Roussel, ha viajado a Ginebra. Concretamente en la mansión de Boislande, donde ella nació y en la que su madre pasó largas temporadas, es donde la joven va a firmar los documentos para recibir la inmensa fortuna familiar. Además, la heredera ha decidido cambiar su nombre para convertirse en Athina Onassis, suprimiendo el apellido de su padre, Roussel.

El testamento que Cristina legó a Athina
Entre las propiedades que, a día de hoy, posee la joven heredera cabe destacar: el rascacielos Olympic en Nueva York, una importante flota naviera, el hotel Metropole de Montecarlo, un imperio industrial con refinerías, empresas de turismo, fábricas de alimentación e inmobiliarias además de cuatro jets privados y dos yates, Athina R y Alexandros. A todo esto hay que sumarle residencias privadas en la avenida Foch de París, tres pisos unidos en la calle Ostende de Montecarlo, mansiones en las estaciones de esquí de Gstaad y Saint-Moritz, un apartamento en la plaza de la Consititución de Atenas, mansiones en Bahamas y Acapulco, así como la isla griega de Skorpios, donde descansan los restos de Aristóteles y sus dos hijos, Alexander y Cristina.

A pesar de tener todo lo inimaginable, las personas más allegadas a la joven aseguran que la herencia no cambiará su vida: "Es una joven despreocupada por las cosas materiales". E incluso, sus familiares han confesado que a ella le gustaría legar parte de su fortuna a causas benéficas, quedándose sólo con lo necesario para tener una vida tranquila y holgada.

Más sobre: