Con tan sólo 21 años, la menor de las hermanas Williams tiene ante sí la posibilidad de superar ampliamente este récord. Seguro que cuando Serena traspase las puertas de su mansión en Palm Beach, con el trofeo oceánico, bajo su poderoso brazo, la tenista ya habrá empezado a planear nuevos retos, como hacerse con estos cuatro títulos de gran slalom en un solo año o suspirar por un palmarés similar al que eternamente sostienen las grandes de la historia, como Martina Navratilova. La tenista estadounidense consiguió precisamente ayer en el Abierto de Australia su 57º título en un Grand Slam.

Navratilova, que regresó a las pistas hace tres años para disputar torneos de dobles y mixtos, se convirtió ayer a sus 46 años y tres meses, en la tenista más veterana en conquistar un torneo de Grad Slam, superando a la tenista australiana Norman Brookes, que se impuso en el torneo de dobles de Melbourne en 1924 con un mes menos que la estadounidense.

Navratilova consiguió vencer en la final de dobles mixtos en un partido en el que jugó a dúo con el tenista indio Leander Paes contra la pareja formada por el australiano Todd Wodbridge y la griega Eleni Daniilidou.

‘Es muy difícil describir lo que siento en estos instantes, en un momento tan especial para mí. Ha sido un privilegio estar aquí y espero volver, no esperar tanto tiempo como hasta ahora. Es curioso que haya tenido que volver para ganar un torneo que nunca había ganado en dobles mixtos’ comentó la tenista al conseguir su título número 57 (Ocho títulos en mixtos, 31 en dobles y 18 en individuales), que la sitúa en la segunda tenista en toda la historia con más títulos, sólo por detrás Margaret Court, que suma 62.

Más sobre

Regístrate para comentar