Entrevista en exclusiva con Nilo Manrique, un año después de su ruptura con Isabel Gemio

—¿Cómo has vivido este año sin tu mujer y tus hijos? —Como se dice en Cuba, luchando día a día, porque no es fácil hacerlo y se me ha hecho más difícil comprender todo el daño que nos hicimos.
Me correposnde a mi...

—Nilo,¿por qué anuncias tú el regreso a casa y no lo hacéis de forma conjunta los dos?
—Primero, porque yo fui quien tomó la decisión de de regresar a Cuba, y creo que me corresponde a mí aclarar la nueva situación para que todos se enteren de que todavía de que tratamos, por encima de todo, de ser felices.
—¿Cómo has vivido este año y a qué te has dedicado?
—He vivido un poco inquieto, sin poder elegir dónde vivir, si en España o en Cuba. Es bastante obvio que todo este tiempo me he dedicado a trabajar, a hacer esculturas y pintar. Parte de mi obra la he expuesto en hoteles de Varadero y la he vendido a una galería de Montreal.
—¿Cómo crees que te va a recibir la opinión pública en España?
—Espero que bien. En este sentido, y en otros muchos, trato de ser positivo.
Aún son marido y mujer

—¿Llegasteis a presentar la demanda de separación, o nunca firmaste esos papeles y aunque no vivais juntos, seguíais casados?
—En su día, esa demanda se firmó y se presentó de mutuo acuerdo, pero seguimos siendo marido y mujer porque no obtuvimos el divorcio.
—Firmasteis una separación de bienes.¿Ese acuerdo sufre algún cambio con tu regreso?
—Todo sigue igual, sin alterar una letra.
—Isabel y tú os habéis dejado ver estas navidades en actitud muy cariñosa. ¿Significa que el amor y la pasión han renacido entre vosotros dos en estos días?
—Espero que sí. Trato de ser positivo. Mi mayor deseo en este momento es regresar a Madrid, a mi casa, junto a mi mujer y mis hijos, y volver a ser una familia unida y feliz...Todo es posible, porque a veces los ojos dicen más que las palabras, y pocas personas nos miran a los ojos. Yo creo que siempre existió la pasión; lo que sucede es que no nos dimos cuenta.

Más sobre

Regístrate para comentar