Paloma Lago: 'Un secreto de belleza es comer kilo y medio de zanahorias diarias y nada de carne'

Paloma Lago posaba en 1991 con varios modelos que el modisto Claude Montana había preparado para la temporada primavera-verano de ese año para la casa Lanvin. Por aquel entonces, Paloma ya se había retirado del mundo de la moda y prefería concentrarse en su trabajo como presentadora de televisión al tiempo que confesaba sus deseos de ser madre, un sueño que vio cumplido con el nacimiento de su único hijo, Javier.

Paloma conserva, doce años después, la belleza que la hizo conocida en el mundo de la moda y quizás el secreto está en el truco que nos revelaba en aquellos años: "Comer kilo y medio de zanahorias diarias y nada de carne, nunca, insisto, descuidar tu aspecto físico. Para estar bella por fuera tienes que gozar de salud interior".

La guapa presentadora, en aquel momento recién casada con Javier García Obregón, vive ahora una nueva etapa ya que hace sólo unas semanas se rompió su compromiso con Álvaro Bultó cuando sólo faltaba un mes para su boda. Paloma continúa disfrutando de su éxito televisivo. "La televisión, el aplauso del público y todo lo que rodea un plató son cosas muy bonitas", aseguraba hace trece años años.

Más sobre: