Isabel Gemio: "Si Nilo y yo volviéramos, tampoco seríamos la primera pareja que se reconcilia"

—¿Y si a ti te dicen «hay una carta para ti», Isabel?
—A mí ya me dieron una sorpresa. Me trajeron a una amiga que hacía dieciocho años que no veía. Me hizo mucha ilusión porque habíamos perdido los teléfonos, aunque ella podía haberme localizado. Iría siempre si me dijeran «hay una carta para ti». Además, en este caso —en el programa—,siempre es algo agradable. Lo que no me gusta es recibir una carta sin remite. Me parece que es una especie de cobardía el no identificarse.
—Un anónimo.
—Y un anónimo es algo cobarde. Entonces, no lo abro. Pero, en general, me gusta recibir cartas. Afortunadamente, recibo muchas. Me gustan más que los e-mail. En esto soy un poco antigua. Una carta es distinto, tiene un rito: hay que elegir un papel, un sobre, las palabras que vas a poner porque van a quedar ahí toda la vida... Me parece algo maravilloso.
—Podríamos volver al principio, Isabel. ¿Tú nunca dices nunca jamás?
—Con nada. La vida me ha sorprendido mucho. Bueno, yo sé que esta pregunta tiene, lógicamente, una intencionalidad...Tú ya sabes mi norma y mi coherencia en relación a hablar de mi vida...
—¿Volver a empezar es peligroso?
—Eso son dos personas mayores que se vuelven a encontrar. La película de Garci. Pero te entiendo. ¿Quién no sueña con el amor para toda la vida...y envejecer con la persona querida? Eso es lo más maravilloso. Pero no lo sé. No digo «nunca jamás» porque soy una persona muy abierta a los sentimientos que pueden ocurrir. Por otra parte, estoy un poco sorprendida de cómo han ido las cosas en este tiempo.
—¿Sorprendida en qué sentido?
—En cómo han ido transcurriendo desde mi separación. Agradablemente sorprendida porque han ido muy bien.
—Pero ninguna separación es fácil, ¿no?
—Ninguna. Fue muy triste y se pasa mal.Y cuando tienes hijos, no te quiero ni contar. Pero, pasados los primeros meses, odo volvió a su cauce, a una tranquilidad, a un respeto, a una relación amistosa. Y realmente nos hemos llevado muchísimo mejor, nos hemos visto en varias ocasiones, fuimos a un acto juntos...
—¿Y no hay nada más?
—Yo creo que en algún momento no me quedó más remedio que dar una mínima explicación; por ejemplo, cuando me separé. Y he sido criticada por ello. Me presenté ante los medios para que no hubiera especulaciones ni exclusivas porque creo que, a estas alturas, mi coherencia está demostrada. Entonces, pienso que no debo entrar a dar explicaciones de lo que ocurre en mi vida privada. ¿Que ocurren cosas? Ocurren. El tiempo dirá lo que pasa con Nilo y conmigo y se verá lo que tenga que ocurrir. De momento, él se queda en Cuba y yo regreso a España.

Más sobre

Regístrate para comentar