Antonia Dell' Atte con su hijo, Clemente, brindan por la Navidad y el Año Nuevo

Vestida con la elegancia de Armani, el famoso diseñador italiano del que, además de ser amiga, ha sido su musa y su imagen en el mundo, Antonia dell ’Atte viene a nuestras páginas en vísperas de una Navidad que, para ella, siempre ha tenido y tiene sabor a familia y a seres queridos. Con Antonia está Clemente, su hijo, y a la vez, el hombre más importante en su vida y del que nos dice:
—A sus casi quince años, Clemente es un chico muy maduro y muy responsable. Por otra parte, es una persona muy positiva y que, a la vez, sabe lo que es tener una madre que es un personaje público, cosa que asume y sabe llevar perfectamente. Mi hijo está muy orgulloso de mí, y eso es lo que a mí más me enorgullece.

—¿Qué quiere estudiar y qué quiere ser?
—Clemente está ahora en el Liceo Italiano de Barcelona, donde vivimos. Como todos los chicos de su edad, no tiene aún claras ni maduradas las ideas en relación a su futuro, aunque, en lo que a estudios se refiere, se inclina abiertamente por el Derecho, y es que, tanto él como yo, tenemos un acentuado sentido de la justicia. En lo que respecta al deporte —es, ante todo, un chico muy sano —,en un principio soñaba con ser un gran tenista; sin embargo, últimamente se dedica más a la natación porque es un niño muy alto y debe desarrollarse más en lo que se refiere a la conformación muscular.

—Tú ,y en consecuencia tu hijo, estáis afincados en Barcelona.¿Por qué?
—Porque es una ciudad en la que hay playa y hay mar, y yo necesito el sol. Pero eso no quiere decir que no me guste Madrid: me encanta. En Madrid tengo grandes amigos; de Madrid guardo grandes recuerdos.

Más sobre: