Eugenia Martínez de Irujo a punto de cumplir tres años

Eugenia Martínez de Irujo, la única hija de los duques de Alba, cumplía tres años en 1971. Días antes de su tercer aniversario, la pequeña Eugenia recibió junto a su señorita, Margarita, a la revista ¡HOLA!.

Eugenia, una niña alegre y divertida, sedujo a la cámara con una naturalidad poco común dada su corta edad y contestó sin ningún tipo de timidez a las preguntas que los periodistas le hacían, entre ellas, cuáles eran sus hobbies preferidos -a lo que respondió categóricamente, bailar flamenco y jugar con animales- o los hermanos a los que se sentía especialmente unida -que, tras aseverar que a todos quería por igual, admitió su inclinación por Cayetano y Jacobo-.

Eugenia que, ya entonces era una niña presumida, no puso objeciones a la hora de cambiarse de vestido tantas veces como fuera necesario y posó divertida para los fotógrafos con un extenso repertorio de vestidos y un simpático teléfono rojo de juguete.

Hoy, treinta y dos años después, la duquesa de Montoro, igual de coqueta que entonces, conserva también la misma buena química con la cámara. No parece que el tiempo haya hecho mella en Eugenia. La pequeña de los Alba continúa siendo una apasionada del flamenco y mantiene la misma estrecha relación con su hermano Cayetano, que antaño. Eugenia contrajo matrimonio en 1998 con el torero Francisco Rivera del que se separó en marzo de 2002. desde entonces mucho se ha hablado de una posible reconciliación que ahora, y desde este verano, parece ya imposible.

Más sobre

Regístrate para comentar