Rocío Jurado navidades en familia junto a su marido y sus hijos

CANTAR ES LA VOCACIÓN DE MI VIDA

—Quizá, Rocío, tanta agresión te haya hecho pensar en abandonar el barco.
—Sí. Hay momentos en la vida de todo ser humano que te hacen pensar y reflexionar. Y en alguno de esos momentos me he dicho a mí misma:'No sé si vale la pena tanta lucha',y me he llegado a plantear si me gustaría una vida más tranquila, más dedicándome a lo que es la casa, a mi marido y a mis hijos. Pero, por otro lado, cantar es la vocación de mi vida, lo que más me ha gustado en el mundo desde que era bien chica. He luchado tanto por conseguir ser algo dentro de la música, tanto, tanto, que dejar todo me parecería, no sé, injusto.
—Habrá algún día que bajar el listón, Rocío.
—Algún día tendré que hacerlo. De todas maneras, ya me tomo las cosas con mayor tranquilidad y menos estrés, en lo que a mi profesión se refiere.
—Hay una canción de Pancho Céspedes que habla sobre «esta vida loca ». Ríe Rocío.
—A mí no me lo parece. Nosotros estamos menos de lo que la gente cree. Sólo nos dedicamos de lleno a nuestras vidas, tanto profesionales como familiares.
—¿Qué se te da mejor, torear o criar a tus hijos?
—Torear, mejor —se ríe —,porque estamos empezando a cuidar los niños.
MIENTRAS EL PUBLICO QUIERA VERME TOREAR

—¿Cuándo dirás adiós a todo eso?
—Mientras el público quiera verme torear...Llevo ya en activo veintiocho años como matador de toros.
—Todo tiene un final, José.
—Lo sé, y por ello me gustaría dejarlo cuando cumpla treinta años con mi profesión. O sea, dentro de dos.
—Dejemos los finales y hablemos de principios, como la Navidad que ya está aquí.
—¡Huy!—exclama Rocío —,en casa la vivimos muy intensamente y de una forma muy bonita. Vienen mis hermanos, mis cuñadas y mis sobrinos...,los primos pequeños. Nos juntamos todos. Este año vamos a echar mucho de menos a Eugenia, la madre del marido de mi hermana Gloria, que ya no está. —Quien pone el toque de Navidad, cantando sus villancicos y dando a todo el tono que tiene que tener es Rocío.
SOMOS UN 'REBUJITO'

—José, tú no eres hombre de vanguardia, sino de tradición.
—De todo hay —comenta Rocío —,de todo hay. Somos un «rebujito ».
—Yo soy más de las cosas de antes que de las de ahora —añade José —,aunque también soy un hombre que me actualizo.
—Mi marido es muy tradicional —concluye Rocío, con rotundidad.
—¿Cuál es tu visión de la vida, Rocío?
—Yo soy una mujer tolerante, que acepta lo que ocurre. Me gusta mucho pensar en el ser humano y en su desarrollo. No soy de esas personas que se aferren al pasado.
ME HE CONVERTIDO EN UNA PERSONA MUCHISIMO MAS TOLERANTE

—Una Rocío Jurado que se adapta a los tiempos que corren.
—Por supuesto. Mira, yo antes era mucho más intransigente y más cerrada a muchas cosas. Me he convertido en una persona muchísimo más tolerante.
—La tolerancia puede llegar después de muchas decepciones, Rocío.
—La verdad es que me he llevado cada chasco...
—De garganta a garganta, de maestra a alumna, Rocío. Un consejo para Rosa ,la joven cantante granadina.
—Según he escuchado, le han salido unos nodulitos pequeños, por lo que ha tenido que guardar silencio. Pero te voy a decir una cosa: eso nos ha pasado a todas. Por eso, desde aquí quiero dar a Rosa todo mi aliento y apoyo y que sepa que estas cosas pasan.
Rosa, ha tenido que pasar por ese estrés que en su día yo tuve cuando haces muchas galas (hice treinta en un mes).Al final, tuve que operarme.

Más sobre

Regístrate para comentar