La bella tenista Anna Kournikova revoluciona Zaragoza

La tenista rusa llegó a España para disputar un partido de exhibición frente a Conchita Martínez

Anna Kournikova llegó ayer a Zaragoza, el lugar elegido por la tenista rusa para su vuelta a las canchas de tenis tras permanecer dos meses lesionada. La expectación en la ciudad maña por la presencia en sus calles de la tenista más atractiva de la pista fue en aumento desde el momento en el que se conoció que Kournikova había aterrizado.

La joven tenista llegaba al aeropuerto en un jet privado -se dice que se lo prestó Enrique Iglesias- bastante antes de lo esperado. Era la una del mediodía cuando la tenista recogía sus seis maletas y se dirigía rauda y veloz en un coche, fuertemente escoltada por sus guardaespaldas, hasta el hotel Boston, donde tenía reservadas 14 habitaciones.

Al más puro estilo hollywoodiense Anna Kournikova hizo su entrada en el hotel, donde multitud de fans hacían guardia desde primera hora de la mañana del sábado. Aclamada, vitoreada y piropeada, como si de una estrella de cine se tratara, Anna subió a su suite, la misma que han utilizado Arnold Schwarzeneger, Tom Jones, Bruce Springsteen, George Clooney o Michael Jackson a su paso por Zaragoza y que cuenta con un jacuzi de lujo entre sus atractivos.

Poco después, la princesa de las canchas pidió frutas y algo de picar para reponer fuerzas y seguidamente se fue al gimnasio, donde 'sudó la camiseta' durante más de una hora. Anna Kournikova, gran amante de nuestro país, decidió después probar una de nuestras más sanas costumbre, la siesta.

Por la tarde, la tenista rusa se trasladó al pabellón Príncipe Felipe, donde el domingo se disputaba el partido, para entrenar en la pista. Allí tuvo la ocasión de conversar animadamente con su contrincante, una de nuestras mejores tenistas, Conchita Martínez. La zaragozana instruyó a su ‘invitada’ sobre los atractivos de la ciudad.

Poco después Anna volvió a su hotel, donde no se descarta la presencia de su novio, el cantante Enrique Iglesias, durante su estancia en Zaragoza (aunque otros medios de comunicación apuntan a que el encuentro entre ambos se producirá en Londres, a donde la joven tenista se dirigirá una vez concluído el partido de exhibición). La tenista pidió paella para cenar e información y planos de la ciudad -quizás para hacer alguna escapada nocturna a solas-, aunque por el momento no hay testimonios gráficos de que así fuera.

Más sobre: