Humberto Janeiro se recupera de un amago de infarto

Humberto Janeiro, padre de Jesulín de Ubrique, se encuentra ingresado desde ayer tarde en el hospital Infanta Luisa de Sevilla tras haber sufrido un amago de infarto. Humberto se encuentra estable y ha pasado bien la noche, según ha confirmado el apoderado de Jesulín, José Luis Segura.

El patriarca de los Janeiro se sintió mal a las dos de la tarde cuando se encontraba con su familia, aunque en un primer momento fue atendido en el hospital Villamartín, después Jesulín quiso que se le trasladara a la clínica de Sevilla en la que todavía permanece. En el parte médico facilitado por este centro se especifica que Humberto se encontraba en la Unidad de Cuidados Intensivos y que, dado que su evolución era satisfactoria, se esperaba que hoy pudiera estar en planta.

En todo momento, sus cuatro hijos, Humberto, Jesús, Carmen y Víctor, así como su esposa, Carmen Bazán han permanecido junto a él.

Esta ha sido la segunda ocasión que Humberto Janeiro ha tenido que ser ingresado en los últimos meses. El pasado agosto, días después de la boda de Jesulín y María José, Humberto se sometía a una 2002-08-06,hernia en el hospital Victoria Eugenia de Sevilla, intervención que había retrasado para que no coincidiera con el enlace de su hijo mayor.

Difíciles momentos familiares
Desde hace unas semanas, la vida familiar de los Janeiro, y en especial la de Humberto, se ha convertido en centro de atención. Primero se le relacionó con dos mujeres, Camila Naranjo y Mari Ángeles Sánchez. Después, su esposa, Carmen Bazán acudía a un programa de televisión donde afirmaba que sabía que su marido no le era fiel. Humberto declaró entonces en la revista ¡Hola!: "Ni estoy separado ni me voy a separar. Vivo en casa, como siempre, y hasta ahora mi mujer y yo estamos bien".

Por su parte, Camila Naranjo 2002-11-07,camila cuando se le preguntaba si se casaría con Humberto Janeiro si la situación de él lo permitiera: "Le diría que sí. Y si les dijera ahora a ustedes lo contrario, estaría mintiendo. Pero, en fin, esto es hablar por hablar, porque no es el caso; esa situación no se da".

Más sobre: