Kournikova: 'Vengo de ninguna parte y llegar a donde estoy no está nada mal'

Días antes de reaparecer en Zaragoza, tras la lesión que la ha mantenido apartada de las pistas de tenis durante dos meses, Anna Kournikova ha sido entrevistada para el diario británico The Sunday Times en Miami Beach , donde reside habitualmente. La bella tenista - una de las más admiradas del circuito profesional- escogió un restaurante japonés, Maiko, para realizar en él la entrevista. Y a él llegó en su precioso Porsche rojo.

Anna Kournikova puso, sin embargo, una condición a la hora de hacer estas declaraciones: que no se le preguntara por Enrique Iglesias, a quien se dice que le une una amistad muy especial y junto a quien acudió a la entrega de los premios MTV vídeo, celebrada el pasado mes de agosto.

La fama
Cuando sólo tenía 10 años, Anna cambió el frío de su Moscú natal por el sol de Florida, adonde se trasladó para entrenarse en la prestigiosa escuela de tenis de Nick Bolletierri. Sólo era una niña y todos sus esfuerzos se dedicaban ya a entrenar para ser una estrella del tenis. Fue en aquella época cuando Anna salió por primera vez en un medio de comunicación, el diario The New York times le dedicó parte de su espacio y por este motivo ahora cuando le preguntan sí es verdad que, como se dice, no podría vivir sin la fama ella responde: "Nunca he estado sin ella". "No necesito llamar la atención- continúa-. Llevo este vestido porque me gusta. Si quisiera llamar la atención haría algo más".

La más bella de las canchas
Su belleza le ha valido ser una de las deportistas más solicitadas por los anunciantes, se dice que es la que más ingresos obtiene y no por sus méritos deportivos. Algunos incluso le han criticado su interés por la moda y la afición a posar ante la cámara de los más prestigiosos fotógrafos. "¿Por qué debería ser infeliz porque la gente piensa que soy guapa?" contesta Anna con una sonrisa y después añade: "Hay un millón de cosas que cambiaría de mí".

Más sobre: