Entrevista con el canciller del arzobispado de La Habana

Tras contraer hace dos semanas matrimonio civil en España, Sara Montiel y Tony Hernández han comenzado a preparar su boda religiosa, que tendrá lugar en la catedral de La Habana el próximo mes de enero. Para saber cómo marchan los trámites de este enlace canónico hemos hablado con monseñor Paul Cari, canciller del arzobispado de la capital cubana, quien nos recibió en su despacho y respondió a nuestras preguntas.

— Monseñor, ¿ha tenido algún contacto con la señora Sara Montiel en relación con la próxima boda de la artista en la ciudad de La Habana?
— Sí ,he hablado con la señora Montiel en dos ocasiones en relación con su enlace matrimonial con Tony Hernández en La Habana y ya está en marcha —ya he incoado — el expediente de la boda.

— ¿En qué consistió la conversación?
— Me explicó su intención de contraer matrimonio en la catedral de La Habana, y me dijo que lo está preparando, y yo simplemente le expliqué los pasos que debe dar. — ¿Cuáles son estos pasos?
— Al ser ella española y él cubano, yo les dije que tenían que ponerse cada uno en contacto con sus respectivas parroquias, donde se abre un expediente que al final llega a mí y yo lo incorporo a un expediente general.

— ¿Sabe si ya están iniciados los citados trámites en las respectivas parroquias?
— Sí, se han iniciado, ya que antes de hablar yo con la señora Sara Montiel, el párroco de la parroquia de Tony ya me había comunicado que éste se había puesto en contacto con él y que se querían casar en el mes de enero de dos mil tres.

Habrá amonestaciones
— ¿Hay materialmente tiempo para que la boda se pueda celebrar el próximo enero?
— Aunque no se ha fijado todavía el día concreto del enlace, sí hay tiempo siempre y cuando llegue a La Habana el expediente parroquial de Madrid. La Cancillería de Madrid tiene que autorizar que la señora Montiel se case fuera de su diócesis y, una vez que esté esa autorización, ya se puede realizar el enlace. También hay un protocolo eclesiástico, que es el de las amonestaciones que se tienen que dar en las respectivas parroquias por si hubiera algún impedimento especial que no permitiera el enlace. En el caso de la señora Montiel, ella ya me comentó que no existía ningún impedimento para poder contraer nuevamente matrimonio eclesiástico.

— En España y en muchos países americanos hay expectación ante este próximo enlace en la catedral de La Habana. ¿Están preparados para recibir a tantos medios de comunicación?
— La verdad es que no es habitual que ocurra un hecho de estas características no en La Habana, sino en Cuba, con lo que me imagino que el párroco de la catedral lo sabrá y él, junto a los contrayentes, tendrá previsto cómo ha de desarrollarse esto que para nosotros es nuevo; de hecho, yo me estoy enterando por usted del gran interés que tiene este enlace.

Cursillo prematrimonial
— ¿En Cuba se hace, como en España un cursillo prematrimonial?
— Aquí eso lo llevamos con mucho celo, ya que se trata de un sacramento muy importante en la vida de un cristiano y no sólo de hacer una bonita ceremonia para salir bien en las fotos. Sus respectivos párrocos deben hablar con ellos y hacerles ver la importancia de este paso y comprobar que están preparados para recibirlo. Para eso deben hacer el cursillo prematrimonial.

— ¿Cuando habló con usted la señora Sara Montiel la notó ilusionada?
—Estaba —está — muy ilusionada con su boda religiosa.

Más sobre

Regístrate para comentar