Enrique Ponce: 'No pienso en la retirada y tras pasar lo que pasé pues menos'

Enrique Ponce asistió a un programa televisivo para hacer balance de su temporada taurina. Quizá haya sido la más difícil que ha vivido como matador de toros, sin embargo ha sido este año cuando ha recibido uno de los premios más prestigiosos del mundo taurino, el trofeo al ‘Triunfador de la Feria de San Isidro 2002’.

A pesar de haber estado retirado de los ruedos durante varios meses por el grave percance que sufrió en la plaza de toros de León y anteriormente también por la cogida que tuvo en Sevilla, ha finalizado la temporada de un modo brillante. Feliz y satisfecho de ser una de las primeras figuras del escalafón taurino, señaló: "Donde realmente creo que soy el mejor y lo pienso para mí es en la plaza de toros".

'Paloma quisiera que dejara de torear, yo lo sé'
No obstante, Enrique Ponce quiso recordar aquellos duros y difíciles momentos cuando tuvo que ser hospitalizado al ser empitonado por un toro en León: "El ver que no me ponía bien y no me recuperaba para reaparecer lo antes posible me afectó mucho. Yo me encontraba bien para estar en casa o para ir a la playa pero no para torear". Asimismo, reconoció estar mentalizado para recibir este tipo de golpes: "Los toreros estamos mentalizados para todo lo que pueda suceder". Sin embargo, su esposa, Paloma Cuevas, que siempre ha sido su gran apoyo, no parece asumirlo tan bien como él: "Ella lo lleva peor que yo. Paloma quisiera que dejara de torear, yo lo sé, lo mismo que lo quisiera mi madre o mi familia pero ellos no me lo dicen porque saben que es mi vida, forma parte de mi mundo y de mí y, en estos momentos, no pienso en la retirada y tras pasar lo que pasé pues menos". Lo único que le preocupa en estos momentos "es acabar la temporada extremadamente bien".

Recuperado y con ganas de triunfar, el diestro de Chiva comenzará en los próximos días su temporada en América.

Más sobre

Regístrate para comentar