Sólo trece días después de la celebración de su boda, Sara Montiel y Tony Hernández han vivido su primera separación. El joven realizador cubano regresaba hoy a su país donde debe retomar su trabajo en la Escuela de Cine de San Antonio. Con Tony viajaba su hija, Dailín, que llegó un día antes de 2002-boda-sara de su padre para acompañarle en un momento tan importante.

Lógicamente, Sara Montiel acudió con Tony y Dailín al aeropuerto de Barajas aprovechando para estar con ellos el máximo tiempo posible ya que hasta el próximo mes de diciembre el matrimonio no volverá a reunirse. Sara, protegiéndose de la lluvia con un largo abrigo, no sólo se mostró muy afectuosa con Tony sino también con Dailín, una preciosa niña de once años.

Los recién casados se despidieron con un cariñoso y emotivo beso hasta dentro de dos meses cuando Sara viaje a La Habana para ultimar los detalles de su enlace religioso que será, como ella ha afirmado en distintas ocasiones, en la catedral y vestida con un traje de Antonio Ardón.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más