Enrique Ponce: 'No cambio el toreo por nada en el mundo'

Pinche aquí para ver el vídeo de la entrega de premios San Isidro 2002

"¡Qué bonito es ser torero!", con estas emotivas palabras Enrique Ponce agradeció uno de los premios más prestigiosos del mundo taurino, el trofeo al Triunfador de la Feria de San Isidro 2002.

Muy emocionado al recordar aquellas imágenes del pasado 24 de mayo en la plaza de toros de Las Ventas, día que abrió la puerta grande del coso madrileño al cortar tres orejas, el diestro de Chiva subió al escenario de la Real Fábrica de Tapices de Madrid para agradecer a todos los aficionados un galardón que, tras trece temporadas como matador de toros, ha logrado gracias a su maestría en los ruedos. "Lo más bonito en el mundo es ser torero y conlleva la cara y la cruz. Todos los malos ratos se compensan con una tarde como la del 24 de mayo en Madrid".

Paloma Cuevas: 'Lo que queremos es verle feliz'
Acompañado de su esposa, Paloma Cuevas, y de los padre de ésta, Victoriano Valencia y su esposa Paloma, el torero dedicó a este premio a su familia, pero en especial "a mi mujer y a mi madre que han sufrido mucho y esto es la recompensa a todo lo sufrido". Para el diestro valenciano ha sido un año muy difícil ya que sufrió una grave cornada el pasado 23 de junio en León en mitad dela temporada que le llevó a estar varios meses apartado de los ruedos. A pesar de estos duros y difíciles momentos, Enrique Ponce aseguró: "El toreo no lo cambio por nada en el mundo". De este modo, descartaba una posible retirada, al igual que lo hizo su esposa, Paloma Cuevas: "A él le hace muy feliz su profesión y la familia lo que queremos verle es muy feliz". Y, respecto al tema de aumentar la familia, añadió: "La idea de ser madre me encantaría pero cuando toree un poquito menos".

Otros galardonados
Curro Vázquez, que recientemente se ha despedido definitivamente de los ruedos después de 33 años de matador de toros, fue uno de los galardonados con el Premio a la Maestría por su brillante trayectoria taurina. El trofeo a la Mejor Corrida de la feria madrileña recayó en la ganadería Carriquiri, propiedad de Antonio Briones. Por su parte, el hijo del ganadero Victorino Martín subió a recoger el premio al Mejor Toro ‘Murciano’ que fue lidiado por Luis Miguel Encabo, que también recibió el trofeo por el Mejor Toreo de Capa. Uceda Leal, Antonio Ferrera, Pablo Hermoso de Mendoza fueron otros de los galardonados por el jurado compuesto por ilustres aficionados y profesionales del mundo taurino: Luis María Ansón, Roberto Domínguez, Inés Ballester, Cuca García de Vinuesa, Caco Senante y Pedro Piqueras, entre otros, que fueron los encargados de entregar los premios a los triunfadores de la Feria de San Isidro 2002.

Más sobre

Regístrate para comentar