Lola Alcocer, renuncia a su sueño

Cuando Lola Alcocer fue elegida Miss Sevilla 2001 vio cumplido uno de sus sueños. Hacía tres años que trabajaba como modelo en su ciudad natal y no era la primera vez que se presentaba a este concurso de belleza, por fin lo había conseguido. Meses después, ponía toda su ilusión en Miss España. Y, de nuevo, allí vio como sus deseos se hacían realidad, era elegida Primera Dama de Honor de Vania Millán.

Todas sus ilusiones se centraron entonces en su participación en Miss Mundo 2002, el certamen que se celebrará el próximo mes de noviembre en Nigeria. Sus preciosos ojos verdes, su pelo castaño y sus medidas (88-61-90) eran sus grandes bazas para competir con un centenar de bellas chicas de todo el mundo. Sin embargo, Lola, de 21 años, ha renunciado a su sueño porque su gesto podría ayudar a Amina Lawal, la joven nigeriana condenada a muerte por lapidación por tener un hijo estando separada de su marido.

Lola, que se define como perfeccionista, continúa viviendo en su Sevilla natal y dedicando gran parte de su tiempo a su gran pasión, el mundo de la moda y, en especial, las pasarelas. Desde allí espera que todos sus deseos se cumplan.

Más sobre: