Francisco Rivera torea en Pozoblanco, 18 años después de la muerte de su padre

Dieciocho años han pasado desde que nos dejó una de las figuras más importantes del toreo español. Francisco Rivera Pérez ‘Paquirri’ nos dijo adiós pero no para siempre ya que, desde antes de que ‘Avispado’, el toro que le hirió de muerte la tarde del 26 de septiembre de 1984 en Pozoblanco, sabía que dejaba como legado a uno de sus hijos la maestría y el pundonor que había demostrado tantas tardes sobre el albero.

Así fue, su hijo Francisco Rivera Ordóñez se vistió de luces por primera vez, siete años más tarde de morir su padre, en la plaza de Ronda y hoy, como consagrado matador de toros, ha querido estar presente en la reinauguración de la plaza de toros de Pozoblanco (Córdoba) enfrentándose a los fantasmas del pasado y al doloroso recuerdo de la muerte su padre. Francisco Rivera Ordóñez lidiará los mismos toros que toreó 'Paquirri' en la última corrida de su vida, reses de la ganadería de Sayalero y Bandrés, el mismo día y en el mismo lugar donde la máxima figura del toreo de la época encontró la muerte.

Han pasado casi dos décadas para que el apellido Rivera y la ganadería de Sayalero y Bandrés vuelvan a coincidir en un cartel taurino. "Es un gesto precioso por parte de Francisco. Se lo ha pensado mucho y le ha costado decidirse, pero creo que va a salir todo bien", ha comentado el administrador de la ganadería de Sayalero y Bandrés, Paco Bocanegra.

Con un público entregado, como el que admiró, respetó y lloró la muerte de Paquirri, Francisco Rivera se vestirá de luces en la primera tarde de la Feria de Pozoblanco compartiendo cartel con los diestros Manuel Díaz ‘El Cordobés’ y José Luis Moreno.

Más sobre

Regístrate para comentar