Francisco Rivera acompañó a Eugenia en el entierro de Froilán Cortijo

Eugenia Martínez de Irujo y Francisco Rivera Ordóñez han sido fotografiados juntos por primera vez tras su separación, cuando ambos asistían al entierro de Froilán Cortijo Esteso, que tuvo lugar en el madrileño cementerio de la Almudena. Froilán, que falleció tras larga enfermedad, era el cuidador de los caballos del palacio de Liria y trabajó con la familia Alba durante cuarenta años. No era ésta, al parecer, la primera vez que, tras su separación de hecho (hasta el momento, y han pasado ya muchos meses, no han presentado en Juzgado alguno la demanda de separación judicial), están juntos, ya que, según se ha dicho, el pasado mes de junio celebraron juntos el cumpleaños de su hija, Cayetana, en la finca Las Cañas, residencia de verano de la duquesa de Alba.

El fallecimiento de Froilán llenó de tristeza a la Casa de Alba, muy especialmente a Cayetano Martínez de Irujo, quien siempre le consideró como su primer profesor de equitación, al tiempo que la persona que más inculcó en el último de los cinco hijos varones de la duquesa la pasión por los caballos. De ahí que a la salida del féretro camino del cementerio de la Almudena, Cayetano, conde de Salvatierra, no consiguiera contener el dolor y la emoción por la pérdida de una persona a la que quería profundamente.

El conde de Salvatierra estuvo, asimismo, en el tanatorio a primeras horas de la mañana del mismo día del entierro. En esta ocasión iba acompañado por su hermano Fernando, marqués de San Vicente del Barco. Minutos más tarde llegaba al citado lugar Eugenia, que, profundamente afectada, iba acompañada por Francisco Rivera, que quiso acompañarla en tan delicado momento. Posteriormente todos siguieron al coche fúnebre hasta el cementerio, donde tanto Cayetano como sus hermanos Fernando y Eugenia, y Francisco Rivera expresaron sus condolencias a la viuda y al hijo del finado. Posteriormente regresaron todos al palacio de Liria.

Más sobre: