Carmen Janeiro: 'Hasta ahora, mi padre y mi madre viven juntos'

Carmen Janeiro no pudo reprimir las lágrimas en el programa ‘Día a día’, en el que colabora, cuando le preguntaron por los rumores de separación de sus padres, Humberto Janeiro y Carmen Bazán. La hermana de Jesulín aseguró que hasta la noche anterior, cuando ella salió de ‘Ambiciones’ camino de Madrid, sus padres estaban juntos y dormían juntos.

Carmen se emocionó y rompió a llorar al hablar de los sufrimientos de su madre, de quien asegura que se dicen muchas cosas inciertas, y a quien definió como una persona "con un corazón gigante". Carmen Janeiro añadió que "el día que se separen ni van a ser los primeros, ni van a ser los últimos, ni es una vergüenza, ni es una deshonra".

— Carmen, usted quería hoy decir algo …
— Sí, porque hay gente que se toma el derecho de hablar de mi casa como si estuviera todos los días comiendo con nosotros allí. Me da risa cuando les veo, porque jamás nos han visto en persona y hablan de mi padre, de mi madre, de todos …, como el que está viviendo con nosotros desde que éramos pequeñitos. Me da rabia porque engañan a la gente.

— Se dice que sus padres se han separado y que su padre ha vendido incluso una exclusiva contándolo, ¿es cierto?
— No es verdad. Tengo que decir que hasta ahora, y yo vine anoche de mi casa, mi padre y mi madre viven en la finca, viven juntos, duermen juntos, y que digan que se han separado …

‘Humberto también da dinero a mi madre’
— Se dice, además, que su padre tiene otra persona y lleva tiempo engañando a su madre. También se dice que su madre vive de lo que le pasan sus hijos.
— Eso último sí es cierto, pero no es ninguna deshonra. Mi madre vive muy bien, somos una familia.

— Entonces, le pasan dinero usted y... ¿qué otro hermano?
— Humberto, el mayor.

— ¿Está dolida por los rumores sobre su madre?
— Me da rabia porque piensan, de cuando estaba allí Belén, que es la señora de la casa. Mi madre es una persona que limpia, friega, cuida la casa, nos cuida a nosotros y que tiene un corazón gigante. Que la tiren por los suelos …, mi madre lo siente.

— ¿Lo está pasando mal?
— Me da rabia porque mi madre siente, y que estén diciendo que se separa, que si no pasa dinero, que echa a la gente, que si tal, que si cual …

— Tranquila, Carmen.
— Mi madre no es un ogro, y sólo pido un respeto porque mi madre siempre ha respetado a todo el mundo y siempre ha estado muy callada. Lo único que pasa es que hemos pagado las cosas que mi hermano ha hecho, sean buenas, malas o regulares; pero mi madre y mi padre no son culpables de nada. Las cosas de mi hermano son de mi hermano, y las mías son mías. Ni mi madre ni mi padre tienen que hablar de mis cosas, ni yo de las de mi padre. Lo único que digo es que están juntos, por lo menos hasta ayer, y el día que se separen, ni van a ser los primeros, ni van a ser los últimos, ni es una vergüenza, ni es una deshonra, pero de ahí a que hable la gente de que hay papeles y demás...

— Entonces, ¿no hay papeles ni nada?
— No hay nada. Mi madre está muy bien, y de momento, todo va muy bien.

—Carmen, la vemos muy afectada.
— Es que me da rabia porque yo me he callado muchas cosas, y mi madre también, por mi hermano, porque él se estaba jugando la vida y no es plan. Nos callamos por él, por la cría, por los demás …, y eso la gente no lo aprecia.

Más sobre

Regístrate para comentar