Camilla obedece al príncipe Carlos y se queda en casa

Una vez más, el amor entre el príncipe de Gales y su novia Camilla ha vencido los elementos. Desde hace más de treinta años, su relación se consolida día a día, inquebrantable. Durante todo este tiempo, han hecho añicos juntos los obstáculos que dificultaban sus pasos camino al altar. El Príncipe se ha preocupado de que Camilla cobrara más peso en la vida pública. Y lo ha conseguido. Y ahora Camilla también corresponde públicamente a los gestos de amor del Príncipe Carlos, obedeciendo con sumisa actitud a su ruego: no participar en la manifestación (la mayor celebrada en Londres desde hace más de siglo y medio), que defiende las cacerías de zorros.

Camilla: "Que se mantenga la caza"
No obstante, aunque Camilla Parker-Bowles desistió de participar en la marcha convencida por el heredero a la Corona, sí se unió a la protesta asistiendo a la fiesta privada, organizada por sir John Mortimer y su esposa, Penny. Vestida con camisa y pantalones vaqueros, como el resto de invitados que allí se encontraban, Camilla llevó prendida una insignia en la que se podía leer: "Que se mantenga la caza".

Asimismo, el Príncipe de Gales dio idénticas instrucciones a sus hijos, los príncipes Guillermo y Harry, que también son grandes aficionados al deporte de la caza. Y éstos presenciaron la manifestación tras los ventanales del palacio de St. James. No obstante, pese a su talante pacifista y conciliador, y coincidiendo con la manifestación, la prensa inglesa ha publicado una carta del príncipe Carlos al primer ministro, Tony Blair, enviada a principios de año, en la que el Heredero de la Corona se quejaba de que "los granjeros están siendo tratados peor que los negros o los homosexuales".

Más sobre: