Oscar Lozano habla de su ruptura con Belén Esteban

— ¿Eres un hombre celoso?
— No. Para nada. Cuando era más joven lo fui y me di cuenta de que no sirve para nada. Los celos para lo único que sirven es para sufrir y para hacerte daño a ti mismo. Soy un hombre seguro y tengo mis principios muy claros.

— ¿Es Belén una mujer insegura?
— No, no la veo insegura. Si acaso la pueden hacer que sea insegura. Tiene las cosas muy claras.

— ¿Ha influido la boda de Jesulín de Ubrique con María José Campanario en vuestra ruptura?
— Ha habido mucha gente (gente que ahora apoya a Belén y va en mi contra) que me ha sugerido que Belén, estando conmigo, seguía enamorada de Jesús. Me hacían esos comentarios con la única intención de envenenarme. Pero siempre he tenido muy claro que Belén es una mujer muy sensible y sentimental, que cuando ve a su hija con su padre se le parte el corazón. A mí me pasa igual con mi hijo y con su madre. Es un sentimiento muy natural y muy sano.

— ¿Ella estaba enamorada de ti?
— Sí, creo que sí.

— ¿Y tú de Belén?
— Sí. Por supuesto que sí. Y la he querido sin medida. Como ella ha dicho, nos hemos querido con el corazón y no con la cabeza. Eso ella lo sabe muy bien, y nuestras familias y amigos íntimos también. Estas son las personas a que a mí realmente me importan.

Cuando Belén quiere, quiere de verdad
— Ella ha dicho que tú no la querías como ella a ti.
— Ella sabe que eso no es así. Y lo ha dicho en infinidad de ocasiones. El problema está en que los últimos días se han dicho barbaridades sobre mí. Y eso le ha afectado y está resentida. A Belén esas cosas le hacen mucho daño. Belén cuando quiere, quiere de verdad. Ha querido a Jesús y creo a ciencia cierta que a mí me ha querido también. Yo la he querido de verdad y la sigo queriendo, y nadie va a conseguir que se me olviden todos los buenos momentos que hemos pasado juntos.

— Belén ha insinuado que ha habido terceras personas por tu parte... ¿Es cierto eso?
— No es cierto. Ni por mi parte ni por la suya ha habido terceras personas.

— Ella dice que no se ha visto correspondida en el amor. ¿Y tú?
— Me entristece que piense así. Ella me decía en infinidad de ocasiones que se sentía querida y respetada. Me lo decía a mí y también lo decía públicamente.

— ¿Estás enamorado de ella ahora?
— No. Ya no estoy enamorado, y ella de mí tampoco, pero los dos sabemos que yo la quería.

— ¿En qué momento crees que se os escapó el amor?
— A nosotros como pareja no nos han dejado ni respirar desde que la relación se hizo pública. No nos han dejado ser felices.

— ¿Cómo ha encajado Belén la boda de Jesulín?
— El día que la madre de mi hijo decida casarse, yo también estaré preocupado y afectado, sobre todo si tienes, como es nuestro caso, un hijo en común. Y los dos siempre hemos deseado lo mejor para los padres de nuestros hijos.

Alguna vez hablamos de boda
— ¿Hablasteis de boda en alguna ocasión?
— Sí, alguna vez, pero ella y yo sabíamos que era un sueño casi imposible por las circunstancias que nos rodean. Yo siempre he creído en la pareja y en el matrimonio, pero después de mi primer intento con la madre de mi hijo, es un tema que requiere mucha meditación.

— ¿Cómo ha aceptado Belén la futura maternidad de María José Campanario?
— Muy bien. Era una cosa que estaba cantada. Cuando dos personas se casan es para formar una familia. ¿O no?

— ¿La ruptura ha sido de mutuo acuerdo?
— Sí, por supuesto que sí. Los dos nos hemos dado cuenta de que la convivencia entre nosotros era imposible.

— ¿Cómo estas tú ahora?
— Estoy solo. No tengo ninguna mujer a mi lado. No me he vuelto a enamorar y creo que va a pasar mucho tiempo hasta que vuelva abrir mi corazón.

Más sobre

Regístrate para comentar