Oscar Lozano habla de su ruptura con Belén Esteban

Tras conocerse la noticia de su ruptura con Belén Esteban tras año y medio de relación, Oscar Lozano ha realizado sus primeras declaraciones, en las que explica cuáles han sido para él los motivos que les han llevado a tomar esta decisión, así como sus actuales sentimientos hacia Belén.

— ¿Cuáles son los motivos reales por los que habéis roto vuestra relación?
— Nuestra relación ha tenido un año muy feliz, donde ha habido mucho amor y mucho cariño, mucha comprensión, ternura y complicidad...

— ¿Y qué ha pasado?
— Nuestros problemas han empezado por discusiones. Hemos discutido como todas las parejas. Pero, en realidad, lo que ha habido es una falta de entendimiento en las metas de la pareja. Mi meta era hacerla feliz y ser yo feliz junto a ella, lo que al final veo que no he conseguido.

— Pero se os veía muy cómplices y muy buenos amigos...
— Sí, y los seguimos siendo. Pero, realmente, los problemas empezaron a raíz de la desconfianza que Belén tenía hacia mí, creada por una serie de personas que la rodean en su vida y en su trabajo. Estas han insistido siempre en que yo no la quería, en que nuestra relación era un montaje y en que yo estaba con otras personas. Y todo eso, poco a poco ha ido minando la relación y la confianza entre nosotros.

— ¿Realmente habéis tenido muchas crisis en los últimos seis meses?
— Sí, ha habido algunas y, de hecho, han trascendido, porque los dos somos personas conocidas. Si no, otro gallo hubiese cantado.

— ¿Cuándo lo habéis dejado realmente? ¿Cuándo se puede » decir que se ha roto la relación?
— En el mes de julio, antes de que yo me fuese a Marbella a trabajar y ella se fuese a Benidorm con su hija y su familia.

— ¿Pero aun así teníais unos planes para pasar el verano juntos? ¿Cuándo se trastocaron éstos?
— Con esa separación nos dimos un tiempo. No vernos ni hablarnos todos los días por teléfono, para ver si realmente nos echábamos de menos y de esa manera volver a estar juntos como el primer año.

— ¿Cómo encajaba ella que te fueses a Marbella en verano a trabajar?
— No le gustaba la idea, no le gustaba separarse de su pareja y menos que ésta se fuese a Marbella a trabajar por las noches y de cara al público...

— Entonces, ¿es una mujer celosa?
— Sí. Los celos han jugado una gran baza en nuestra separación. El problema es que mi trabajo es muy complicado para cualquier pareja. Es de noche y jueves, viernes y sábados ,irremediablemente, tengo que trabajar. Pero, por lo contrario, los demás días tengo mucho tiempo libre para poder estar con mi pareja, ya que trabajo de día en las oficinas de las empresas de mi familia y en mis negocios.

Le han puesto la cabeza como un bombo
— ¿Os veíais muy a menudo el resto de la semana?
— No había día que no nos viésemos, incluso los que trabajaba. Cuando no íbamos a merendar era a cenar o al cine. También nos quedábamos muchos días en mi casa a ver una película de video y ella se iba muy temprano a trabajar a la televisión. Pero lo peor ha sido que en nuestra relación se han metido a opinar muchas personas que, sin conocernos, nos han atacado desde el primer día. Algunos de ellos incluso se han ensañado y ahora han tomado parte por uno de nosotros. Ella ha escuchado demasiado a algunas personas y le han puesto la cabeza como un bombo.

— Se ha comentado que la engañabas con otras mujeres...
— ¡Nunca!¡ En la vida! Yo he estado un año y medio con ella y nunca nadie podrá decir que yo he estado con otra persona.

— ¿Y Ana Obregón...?
— A Ana la conozco a través de mi familia desde hace mucho tiempo. Pero hasta este verano no se puede decir que seamos amigos. Nos hemos conocido y nos hemos caído muy bien. Ana es de esas mujeres con las que uno se puede divertir y hablar de un montón de cosas serias y no tan serias... Tiene un sentido del humor impresionante.

— ¿Ha tenido que ver ella algo en vuestra ruptura?
— Para nada. Ana llegó a Marbella en agosto y Belén y yo ya habíamos roto. Y que quede muy claro que entre Ana Obregón y yo no ha habido nada. Creo que a muchas personas les habría encantado que ella hubiese sido el detonante de nuestra ruptura. Lo siento por ellos.

Más sobre: