Francisco Rivera celebró con su hija en brazos la corrida goyesca

Francisco Rivera Ordóñez no oculta la auténtica pasión que siente por su hija, Cayetana, tal como demostró el pasado sábado, cuando quiso que la niña viviera desde primera fila su triunfo en el tradicional festejo taurino de Ronda. Aunque antes de la corrida se confesaba "nervioso, muy nervioso", el nieto de Antonio Ordóñez salió por la puerta grande.

Una gran tarde
El diestro cuajó una buena faena a su segundo toro de la tarde, que remató con una magnífica estocada, merecedora de dos orejas. Nada más conocer su triunfo, el diestro pidió la presencia de su hija, Cayetana, a quien cogió en brazos y subió a la calesa con la que pasearía su triunfo por la localidad malagueña que vio nacer a su abuelo.

Francisco Rivera no ocultaba su alegría por el triunfo, que fue completa al poder gozarlo en compañía de su hija, de dos años. La pequeña Cayetana, que cumplirá tres en octubre, asistía seria y atenta a la calurosa acogida que Ronda le brindaba a su padre.

Además de tener cerca a su hija, Francisco contó también con el apoyo de su tía Belén Ordóñez, quien, siguiendo con la tradición, acudió a la plaza vestida de flamenca y describió el festejo como "una tarde muy especial, muy emotiva y muy bonita". Muy cerca de ella se encontraba el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves.

También estuvo presente en el triunfo del torero Pilar Lezcano, viuda de Antonio Ordóñez, así como Cayetano Martínez de Irujo y Genoveva Casanova.Un público ilustre se dio cita en el coso rondeño, ya que también estuvieron presentes en el festejo Julio Iglesias y Ana Rosa Quintana, grandes aficionados a la fiesta nacional que no perdieron la ocasión de aplaudir las faenas de Francisco y Julián González, El Juli.

Más sobre

Regístrate para comentar