Carmen Cervera, en Cerdeña junto a su hijo, Borja, y la novia de éste, Blanca Cuesta

Las imágenes de este reportaje muestran a Carmen, a su hijo y a la modelo Blanca Cuesta, novia de Borja, bañándose en una discreta cala de la Costa Esmeralda (Cerdeña), donde uno de los días fondeó el «Jasali». La baronesa, que lleva un biquini azul, luce una perfecta silueta, lo mismo que Blanca.

Emotivos recuerdos en Cerdeña
Qué duda cabe que, para Carmen, el hecho de navegar por aguas de Cerdeña tuvo que haberle traído a la mente recuerdos muy queridos que, sin duda, le han tenido que emocionar. Efectivamente, fue en Cerdeña, y durante el verano de 1981 —han pasado, por tanto, veintiún años —, donde ella y el barón Thyssen-Bornemisza se conocieron.

En aquella época, Heini Thyssen estaba en la isla con su yate «Hanse», y la relación con Dense Shorto, su cuarta esposa, estaba a punto de finalizar. Sucedió, al parecer, durante una cena en la casa del joyero suizo Fred Horowitz, en la que Carmen estaba invitada. «Me miró de una manera —cuenta siempre Tita — intensa, de una forma como nunca me habían mirado». Al día siguiente, Heini invitó a almorzar a Carmen y a sus amigos. Y a partir de ahí …ya no se volvieron a separar.

Carmen recuerda, sin duda, estos días cómo fueron aquellos otros, hace dos décadas, en la Costa Esmeralda, en cuyas tranquilas aguas han vuelto ahora a bañarse en vísperas de dar por finalizadas sus vacaciones.

Dedicada a la pintura
A partir de ahora, la baronesa se entregará de nuevo a todo lo relacionado con su colección privada y con el proyecto de ampliación del Museo Thyssen Bornemisza, para, en las nuevas salas, exponer sus más de quinientas obras. La espera, además, la tarea de organizar nuevas exposiciones, tanto en España como en el extranjero. Por eso ahora descansa y se relaja en las verdes aguas de la Costa Esmeralda, siempre en compañía de Borja, su hijo.

Más sobre: