Todos los detalles, anécdotas y curiosidades de la boda de Ana Aznar

Ana Botella escogió la música: 80 niños, acompañados por el órgano de Paulino Ortiz, entonaron los cantos. Ana hizo su entrada mientras sonaba el canto de júbilo de Judas Macabeo de Haendel, el Lauda Jerusalem de Decker y el Aleluya de Schubert fueron otros de los temas interpretados.

Los pajes: Cinco niños llevaron las arras a la hija del presidente del Gobierno: los sobrinos de Alejandro, Alberto Longo y Matilde Agag y las primas de la novia, Marta Menéndez, Patricia Barandiarán y Clara Alonso.

Pesos mexicanos de oro: Las arras que portaban las damas eran pesos mexicanos de oro que fueron prestados a Ana por unos amigos de México.

Castos besos de recién casados: Ante la petición de los fotógrafos, Ana y Alejandro se besaron tras salir, convertidos ya en marido y mujer, de la basílica del Monasterio de El Escorial. Fue un tímido y casto beso en la mejilla.

Las palabras de la Reina: "La ceremonia ha sido preciosa. La novia estaba muy guapa", comentó doña Sofía a la salida de la ceremonia. Después añadió que Ana Botella se había emocionado pero que no había llorado.

Tania, la novia de José María Aznar Botella: Ocupó un discreto lugar durante la ceremonia y se unió a los Aznar, la familia de su novio, a la llegada al banquete nupcial que tuvo lugar en la finca Los Arcos del Real. A la salida del templo, mientras su novio hablaba con Berlusconi, ella iba con Alonso, el hijo menor de José María Aznar ¿Significa su presencia que habrá pronto una nueva boda en la familia?

Las más originales: La acompañante del escritor Fernando Sánchez Dragó, ataviada como una geisha, y el colorido vestido de Ágatha Ruiz de la Prada fueron los trajes más divertidos de la celebración.

Transparencias y coleta: Inés Sastre causó sensación con un maravilloso diseño de Valentino semitransparente. El cantante Raphael fue el único invitado masculino que lució coleta.

Más sobre

Regístrate para comentar