Todos los detalles, anécdotas y curiosidades de la boda de Ana Aznar

’La modista de todas las Anas’: Así se ha denominado a la autora del traje de la novia. Avy Güemes ha vestido a la tres generaciones de la familia de la novia: su abuela, su madre y ella misma.

Una romántica sobrefalda: La falda del traje de novia de Ana tenía una sobrefalda de gasa y pequeños bordados, del mismo tejido que su velo. Una sobrefalda que hacía recordar a los maravillosos trajes de las princesas en los cuentos infantiles.

Ana Agag cuidó el vestido de Ana Aznar: Desde que la novia llegó al Escorial hasta la salida del templo, Ana Agag, hermana de Alejandro atendió que el vestido de su cuñada estuviera perfecto.

El órgano se adelantó: Minutos antes de que hiciera su entrada la novia, el órgano de la basílica del Monasterio de El Escorial comenzó a sonar. Una falsa alarma que duró sólo unos segundos hasta que se percataron que todavía no llegaba la novia.

El saludo a los Reyes: José María Aznar y su hija, Ana, reverenciaron protocolariamente a don Juan Carlos y doña Sofía a su llegada al altar. Como si lo hubieran ensayado en numerosas ocasiones y en una perfecta reverencia realizada al mismo tiempo, se pararon y se dirigieron hacia el lateral izquierdo en el que se encontraban los Monarcas.

Un pisotón ante el altar: Aparentemente tranquila, Ana llegó al altar del brazo de su padre, en ese momento una de las cinco damas de su cortejo pisó la cola de su traje de novia lo que le impidió moverse. La novia sonrió ante el pequeño incidente.

Los padres acompañaron a los novios en el altar: No sólo los padrinos del enlace, José María Aznar y Soledad Longo, estuvieron junto a los novios frente al altar. También Ana Botella, madre de Ana, y Jeff Agag, padre de Alejandro, les acompañaron.

Más sobre: