Detalles, anécdotas y curiosidades de la boda de Ana Aznar

Sin chaqueta y con chaleco amarillo: Alejandro Agag llegó al Monasterio de El Escorial conduciendo su propio coche, un todoterreno, y acompañado de su madre. El novio salió del vehículo sin chaqueta, que se puso mientras saludaba al público que le aclamaba, y luciendo el chaleco amarillo que escogió para el día de su boda. Un color considerado por muchos algo atrevido para el día de la boda.

La palmada del Rey: Don Juan Carlos a su llegada a El Escorial saludó a Agag con una palmada en el hombro y el yerno de José María Aznar correspondió al gesto del Monarca también con una palmada en el hombro.

’¿No veis que novia más guapa Nueve minutos después de las siete de la tarde llegaba la novia, y con ella su padre y padrino, el presidente del Gobierno, José María Aznar. Aznar no podía disimular su orgullo el día de la boda de su única hija y de la que dicen que es la niña de sus ojos. "Estoy encantado. ¿No veis que novia más guapa?", comentó el periodista a su llegada a El Escorial.

Adornos para una novia. Unos pendientes isabelinos firmados por Yanes y regalo de sus amigas, una pulsera de brillantes, obsequio de la madre de Alejandro, Soledad Longo, y su anillo de prometida (un brillante de 1, 60 quilates engastado en platino, sujeto por cinco garras y de la joyería Chopard) fueron las joyas que lució Ana Aznar en el día de su enlace.

Más sobre

Regístrate para comentar