Harrison Ford y Calista Flockhart estuvieron ayer en Madrid. La pareja, que aterrizó en nuestro país procedente de Francia, causó gran expectación en la Plaza de Callao, donde cientos de admiradores se congregaron para verles llegar al cine donde se proyectaba el nuevo filme del actor, K-19 The Widowmaker. Como viene siendo habitual desde que el atractivo Indiana Jones comenzará la promoción de su película, Calista estuvo con él en todo momento.

Tras la premiere, Harrison y Calista acudieron a cenar al prestigioso restaurante Botín para degustar algunas exquisiteces de la cocina española. De primero, la pareja probó un surtido de ibéricos y las almejas de la casa, y de segundo, el actor tomó cochinillo asado y la popular Ally comió merluza al horno. De postre, Harrison se decidió por un sorbete de limón y su novia prefirió un cognac.

Una vez finalizada la romántica velada, en la que el actor regaló una rosa roja a su "chica", la pareja se trasladó hasta el hotel donde estaban hospedados para descansar antes de emprender su regreso a casa.

La historia de amor de Harrison y Calista
Tras casi veinte años de matrimonio, Harrison Ford y Melissa Mathison sorprendían al mundo anunciando que su relación había llegado a su fin. La separación de la que había sido una de las parejas más estables de Hollywood se producía en noviembre del año 2000, coincidiendo con los rumores de que el popular Indiana Jones mantenía algo más que una amistad con la bella actriz Lara Flynn Boyle, comentarios que siempre fueron desmentidos por ambos.

Después de cinco meses de distanciamiento, el actor volvió a su hogar para intentar solucionar sus diferencias con Melissa, pero para entonces la relación ya se había deteriorado y la reconciliación fue imposible.

A primera vista
Cuando en enero de 2002 Harrison acudía a la gala de entrega de los Globos de Oro, para recoger el Cecil B. DeMille, no podía ni imaginar que allí conocería a la excéntrica abogada de una de las series de televisión con más éxito de Estados Unidos, Ally McBeal, ni que terminaría enamorándose locamente de ella.

El de Calista Flockhart y Harrison Ford fue un amor a primera vista. Después de su primer encuentro, la pareja comenzó a citarse con frecuencia, dejándose ver paseando tranquilamente por Nueva York y Santa Mónica (Los Ángeles), solos o acompañados de Liam, el hijo adoptivo de la actriz, o Georgia, la hija que tuvo el actor con Melissa Mathison.

Aunque las imágenes de esos momentos eran la prueba gráfica de la relación que les unía, la pareja guardó silencio, y no confirmó su noviazgo hasta que se decidió a aparecer en público, de la mano, y profesándose numerosas muestras de cariño, en el estreno de la última película del actor, K-19 The Widowmaker, en Los Ángeles.

Inseparables
A partir de ese momento, las apariciones de la pareja ante los medios se han hecho muy frecuentes. Calista no se separa de su "chico" y lo acompaña a todas las presentaciones a las que éste acude. Asimismo, él se ha integrado a la perfección en la vida familiar de su novia y trata al hijo de ésta como si fuera de su propia sangre.

Esta semana han paseado su felicidad por la Mostra de Venecia, así como por el Festival de Cine Americano de Deauville, en Francia.
Harrison y Calista se muestran radiantes y enamorados, tanto que muchos especulan ya sobre una posible boda. Si esto sucediera, sería la tercera vez que el actor, de 60 años, pasaría por el altar, y la primera que lo haría Calista, de 37.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más