Quedan tres días para el gran acontecimiento. El próximo jueves, Ana Aznar y Alejandro Agag se convertirán en marido y mujer en una ceremonia que tendrá lugar en el monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Numerosos amigos y grandes personalidades, un total de mil personas, arroparán a la pareja en tan especial momento.

Toda boda está rodeada de anécdotas y curiosidades, y la de la hija del presidente del Gobierno no podía ser menos. A continuación, relatamos algunos de los detalles más singulares de la que se espera será La boda del año:

· Ana Aznar no sabe el destino de su viaje de novios. Alejandro Agag quiere dar una sorpresa a su futura esposa y ha organizado su luna de miel clandestinamente, de tal forma que Ana no conocerá el lugar al que se dirigen hasta la hora de partir.

· Alejandro viajó hasta París para comprar el anillo de compromiso a su prometida. Un brillante de 1,60 quilates, engastado en platino y sujeto por cinco garras, es la pieza que el novio adquirió en la joyería Chopard por 12.000 euros, unos dos millones de pesetas.

· La despedida de solteros la celebrarán juntos este martes en la discoteca Gabana de Madrid. Unos 800 invitados (muchos de ellos amigos de la pareja que, por cuestiones de aforo, no podrán estar en la boda) se darán cita en el local de la calle Velázquez de la capital de España. El grupo sevillano Siempre Así, que también cantará en la boda, estará encargado de amenizar la velada.

· A los invitados a la fiesta de despedida de solteros les ha llegado una original tarjeta que figura ser un As de Corazones. Además de las Aes y de sus nombres, en el pase aparece el nombre del asistente escrito a mano, el lugar y la hora del acto (diez de la noche), y un teléfono de confirmación de asistencia. De esta forma, todo el que vaya a Gabana mañana por la noche tendrá que llevar un as en la manga.

· De las mil personas que acudirán a la boda, unas 400 están invitadas por la familia Agag-Longo, según ha confirmado la madre de Alejandro, y el resto por los Aznar.

· Los asistentes deberán despedirse de sus guardaespaldas a la entrada al palacete y éstos habrán de esperar en los aparcamientos hasta que concluya la fiesta. Así lo han pedido los contrayentes en una carta enviada a todos los asistentes, en la que se especifica que las medidas de seguridad en la finca serán extremas.

· Los novios han decidido no tener tarta nupcial y han encargado a José Luis, el restaurador que servirá el menú, que se les prepare un postre especial para la ocasión.

· Los Reyes de España, tal y como manda el protocolo, cenarán junto a los novios y los padres de éstos en la mesa presidencial.

· Entre los invitados habrá una representación de todos los ámbitos: modelos, como Inés Sastre, periodistas, como Luis Mariñas, pasando por artistas de la talla de Julio Iglesias y políticos como Silvio Berlusconi y Tony Blair, ambos testigos de los novios.

· Los regalos de las listas de boda están casi agotados. Entre los más caros ya comprados se encuentra una cubertería de plata valorada en 8.221,85 euros (1.368.000 pesetas), que al parecer le regalarán entre todos los ministros, excepto Rato que lo hará por su cuenta. El regalo más barato es un termo de 37,86 euros (6.300 pesetas).

Más sobre

Regístrate para comentar