El sobrino de Robert Kennedy condenado a 20 años de prisión

Michael Skakel ha sido declarado culpable del asesinato de una joven de 15 años, cometido cuando él tenía la misma edad

El sobrino político de Robert Kennedy, el senador norteamericano asesinado en 1965 en Carlifornia, ha sido condenado a 20 años de prisión por una tribunal de Norwalk (Connecticut) al considerarle responsable de la muerte de Martha Moxley, una adolescente de 15 años vecina del asesino.

Fue brutalmente golpeada con un palo de golf
El crimen se cometió hace ahora 27 años, cuando ambos tenían 15 años y eran amigos y compañeros de estudios. La adolescente fue brutalmente golpeada con un palo de golf, que finalmente resultó ser parte del equipo de juego de la madre del Skakel, el autor de los hechos, después de que ésta le rechazara. Al parecer la joven estaba enamorada del hermano mayor de Skakel, Thomas, algo que enfureció a Michael Skakel y que le llevó a darle una brutal paliza que acabó con su vida.

El proceso, estancando, durante dos décadas
El cadáver de la víctima fue hallado el 31 de octubre de 1975 en el jardín de la residencia de la familia. Desde entonces la familia de Martha Moxley ha luchado por que se haga justicia. Desde las primeras investigaciones de la policía hasta casi la actualidad el caso se había quedado estancando. Pero hace dos años un juez ordenó que Michael Skakel fuera arrestado al encontrar ciertas discrepancias entre las declaraciones grabadas en un principio por la policía y otras hechas posteriormente por el acusado.

Podría reducirse a 10 años la pena
El pasado 7 de junio un jurado declaraba al acusado culpable de la pena de asesinato. Los abogados del sobrino de Robert Kennedy solicitaron entonces un nuevo juicio alegando que la fiscalía había ocultado cierta documentación que podría haber beneficiado a su cliente. El juez desestimó la demanda y el viernes se conoció la sentencia: 20 años de prisión, que con buena conducta podrían quedarse reducidos a 10 años, según CNN.

Mantiene su inocencia
Michael Skakel mantuvo en todo momento su inocencia: ‘me gustaría poder decir que cometí el crimen y así la familia de Moxley podría estar en paz, pero entonces estaría mintiendo’, dijo al conocer la sentencia.

El juez señaló el dictar la sentencia que el condenado, de 41 años de edad, ha vivido durante más de dos décadas una mentira acerca de su inocencia y resaltó que Skakel no expresó remordimiento ni ha aceptado la responsabilidad de los hechos a pesar de las pruebas aportadas para su condena.

Más sobre: