Boris Becker llega a un acuerdo con el fisco alemán para evitar la cárcel

El ex tenista se ha declarado culpable de fraude fiscal por lo que tendrá que pagar 6,5 millones de euros y cumplir una condena de dos años en libertad condicional

El ex tenista Boris Becker ha llegado a un acuerdo con la fiscalía de Munich para evitar ser enviado a la cárcel por fraude fiscal. Becker estaba acusado de haber evadido al fisco alemán una suma cercana a los 4.8 millones de euros entre 1992 y 1993.

Durante estos dos años, Boris Becker fijó su domicilio en Mónaco, un paraíso fiscal, a la hora de hacer su declaración de la renta, sin embargo la fiscal alemana señaló, en el momento de presentar los cargos, que tenía ‘indicios suficientes para sospechar que Becker había residido realmente en Munich durante esos años’.

Se enfrentaba a una pena de seis años de cárcel
El ex tenista, que se enfrentaba a una pena máxima de seis años de cárcel si finalmente era considerado culpable, ha preferido ‘confesar’ el fraude y pagar 6,5 millones de euros en concepto de impuestos atrasados para evitar la condena. A cambio Becker tendrá que cumplir una pena de dos años en libertad condicional.

El juicio será en octubre
Según el semanario alemán Der Spiegel, los abogados del ex tenista consideraron que esta era la mejor opción, ya que proceso judicial largo, como se preveía que iba a ser, hubiera supuesto un desgaste para la imagen de su cliente. Con este acuerdo el juicio se desarrollará en una sola sesión, que está prevista para el próximo mes de octubre.

Más sobre: