Jesulín de Ubrique y María José Campanario se dieron el sí quiero

La hacienda Benazuza, en la localidad sevillana de Sanlúcar la Mayor, acogió ayer tarde una de las bodas más esperadas del año, la de Jesulín de Ubrique y María José Campanario. Durante la mañana, los novios y sus familiares más cercanos fueron llegando a la Hacienda , una antigua alquería del siglo X hoy convertida en un lujoso establecimiento hotelero. Y horas después, los primeros curiosos comenzaban a acercarse hasta el lugar para poder ver a los invitados del popular torero.

Otro diestro, Francisco Rivera fue el más aclamado por el público que le aplaudió y vitoreó a su entrada en la Benazuza. Entre los rostros conocidos que acudieron al enlace de Jesulín, estaban, también, los motociclistas Álex Crivillé y Sete Gibernau, grandes amigos del torero y que se trasladaron a Sevilla para acudir a la espléndida celebración.

La ceremonia religiosa se celebró en la capilla del siglo XII que se encuentra en Benazuza con capacidad para cincuenta personas, por lo que el restos de los invitados siguieron el enlace desde las pantallas que se instalaron en las carpas en las que tuvo lugar el banquete. Una vez convertidos en marido y mujer, Jesulín de Ubrique y María José, que lució un elegante y sencillo traje de Antonio Ardón, se reunieron con sus convidados en las carpas donde siguió una animada fiesta hasta altas horas de la mañana.

El próximo jueves la revista ¡HOLA! les ofrecerá las fotografías exclusivas del enlace de Jesulín de Ubrique y María José Campanario

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más