La infatigable lucha de Lance Armstrong

El temor a una posible infertilidad hizo que la pareja recurriera a la fecundación in vitro y en 1999, después de conseguir su primer Tour de Francia, llegaba al mundo Luke y a él se unieron en 2001 las gemelas Grace e Isabel.

'Dos chicos milagro'
"Por un tiempo -aseguraba Armstrong en una entrevista- pensé que no podría tener hijos porque el tratamiento contra el cáncer podría haberme dejado estéril. Tuvimos que recurrir a la fecundación in vitro por lo que es difícil no sentir que él es un regalo. Mi esposa, Kristin, nos llama sus dos chicos milagro".

Kristin, siempre junto a su esposo, ha celebrado con él los cuatro triunfos consecutivos del Tour, un logro que, según él ha reconocido, no hubiera conseguido sin pasar antes la grave enfermedad.

Su fundación
"Quiero -comentó el ciclista el mismo día que daba a conocer la enfermedad que padecía- que sea una experiencia positiva y deseo aprovechar tomar esta oportunidad para ayudar a otras personas que se enfrentan a las mismas circunstancias que yo vivo hoy". Y fue entonces cuando creó la Fundación Lance Armstrong de ayuda al tratamiento contra el cáncer y en la que también participa activamente su esposa. Ahora lo que quiere probar es "soy un buen marido y un buen padre".

Más sobre: