Beckham, estrella de la inauguración de los Juegos de la Commonwealth

El City of Manchester Stadium acogió la brillante ceremonia de apertura de los decimoséptimos Juegos de la Commonwealth, que hasta el 4 de agosto, reunirán a los deportistas de 72 países. La Reina Isabel II, cabeza de éste organismo, fue la encargada de dar por inaugurados dichos juegos ante los 38 mil espectadores que ocupaban las gradas del recinto.

Entre fuegos artificiales, esculturas acuáticas, música, raperos, bailarines, etc.., más de 5.500 personas participaron en la espectacular puesta en escena -que fue definida por los organizadores como ‘la pompa sin la pomposidad’- entre los que se encontraban cientos de niños de escuelas locales que presentaron una recreación de las diferentes culturas.. Incluso se había previsto la posibilidad de que apareciese la lluvia, por lo que se distribuyeron aproximadamente 25 mil chubasqueros.

Apoteósica llegada del testigo de la Commonwealth al estadio
El acto contó con la presencia de numerosos y destacados deportistas pero, sin duda, destacó la presencia del capitán del equipo británico de fútbol, David Beckham. El jugador del Manchester United fue uno de los deportistas que portó el testigo de la Commonwealth, que este año también ha tomado el nombre de testigo del Jubileo en honor a los 50 años de reinado de Isabel II, a su llegada al estadio después de haber recorrido miles de kilómetros por barco, avión, caballo -e incluso globo, ya que llegó en uno de 26 metros de diámetro- a través de 23 países.

El lado más humano de David Beckham
Depués de haber recorrido casi toda la pista en manos de atletas como Donovan Bailey, Steve Redgrave o Denise Lewis, el testigo, que portaba el mensaje que debía leer la Soberana para dar por inaugurados los Juegos, le fue entregado a Isabel II por Kirsty Howard, una niña de 6 años con una enfermedad terminal de corazón. Y David Beckham mostró su lado más humano al ayudar a la pequeña, de quien dijo que era su inspiración.

Más sobre: