Enrique Ponce continúa grave tras las aparatosa cogida sufrida en León

Enrique Ponce ha sido intervenido por segunda vez a raíz de la gravísima cornada que sufrió el domingo en la plaza de toros de León. A pesar de que el prónostico continúa siendo grave, según el último parte médico "evoluciona favorablemente", pero deberá permanecer en observación en las próximas horas por si surgieran complicaciones, ya que "el tener puesto un drenaje supone un riesgo de infección".

Tras la aparatosa cogida, el diestro fue intervenido quirúrgicamente en el Hospital Virgen Blanca de León, donde le practicaron un drenaje en el pulmón derecho. Ayer, Enrique Ponce fue trasladado en UVI móvil a la Clínica La Zarzuela de Madrid donde tuvo que volver a ser intervenido ante el agravamiento de su estado "para extraerle cerca de cuatro litros de sangre del pulmón", según informó su suegro, Victoriano Valencia.

'Estamos francamente preocupados'
"Tiene bastantes molestias y dificultades para respirar. Está entubado para drenar la herida. Estamos francamente preocupados hasta que no pasen esas 48 horas tras la segunda intervención. Si no hay complicación, con la última trasfusión de sangre se notará mucho la mejoría", manifestó Victoriano Valencia. Paloma Cuevas, que se trasladó inmediatamente al hospital nada más conocer la noticia, no se separa de su esposo en ningún momento. Desde que Enrique Ponce sufriera la grave cornada, han sido numerosas las muestras de apoyo y cariño que ha recibido tanto de su familia como de sus amigos.

Brillante faena
El diestro valenciano, que había logrado una oreja en su primer toro, resultó herido por el sexto toro de la tarde tras rematar una magnífica faena con una estocada en todo lo alto, por la que obtuvo dos orejas y el rabo. Quién le iba a decir a Enrique Ponce que tras su brillante triunfo iba a resultar herido de gravedad. Desgraciadamente así fue, el toro de la ganaderia de Zaluendo le embistió provocándole la fractura de dos costillas, una de las cuales se le clavó en el pulmón derecho.

Juan Ruiz Palomares, apoderado de Enrique Ponce y testigo del incidente, manifiesta: "Ha sido una cogida mucho más grave que la de Sevilla y ha tenido mucha suerte. Si el toro entra mucho más, no sé sabe lo que podría haber sucedido. Dentro de todo, ha tenido mucha suerte".

Más sobre: