La vida de Oxana Federova cambió el pasado 29 de mayo cuando fue elegida Miss Universo en Puerto Rico. Tres semanas después, la joven rusa se encuentra en Kenya en un viaje humanitario de la organización Consejo de salud global para apoyar a las víctimas del sida en el citado país africano.

Hasta ahora, la ex teniente de policía de San Petersburgo había dedicado gran parte de su tiempo a participar en distintos programas de la televisión estadounidense -este año residirá en Nueva York-, en tertulias radiofónicas y ha posado para amplias sesiones fotográficas de varias publicaciones de moda.

Sin embargo, desde que se gala-2002-miss decidió que iba a dedicar sus esfuerzos a ayudar a los enfermos del sida.

"Quiero entrar en sus vidas y ayudarles", aseguró la bella Oxana a su llegada a Nairobi. Ella desea conocer de cerca la situación de los casi dos millones de ciudadanos de Kenya que sufren esta enfermedad, especialmente las circunstancias en las que viven los niños y adolescentes afectados.

Oxana quiere contribuir a la educación de estos jóvenes así como a informarles de cómo prevenir la enfermedad. "Estoy aquí -aseguró la joven a su llegada a Nairobi- para intentar cambiar las cosas y demostrar mi solidaridad a los más de dos millones de ciudadanos de Kenya que sufren esta enfermedad que afecta a toda África".

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más