Cayetano Rivera y Blanca Romero, muy enamorados, en una regata

Un buen número de rostros conocidos se han dejado ver este fin de semana en el Marina Port Vell de Barcelona con motivo de la celebración de la décima edición de la Regata Eau de Rochas. Alejo y Jaime Martínez Bordiú con sus respectivas mujer, Patricia Carulla, y novia, Patricia Olmedilla, el diseñador Pedro Morago, y Cayetano Rivera junto a su esposa, Blanca Romero, han sido algunos de los asistentes al tradicional evento deportivo de la ciudad condal.

Ocho meses de matrimonio
El segundo hijo de Carmen Ordóñez y su atractiva mujer, que acaban de cumplir sus primeros ocho meses de casados, disfrutaron de una divertida jornada marítima embarcados en el catamarán Breitling, donde también navegaron los hermanos Martínez Bordiú. Cayetano y Blanca se mostraron igual de enamorados que el día en que se dijeron el ‘sí quiero’ en la iglesia de San Pedro de Gijón y no pararon de profesarse muestras de cariño durante todo el día.

La pareja, que reside precisamente en Gijón, tierra natal de Blanca, ha estado muy pendiente de la evolución de Carmen desde que ingresara en el centro clínico por su adición a los somníferos. Si no han ido a verle a Marruecos es porque la misma Carmen no lo consideró necesario ("mi hijo Cayetano tiene su trabajo y no le voy a hacer ir a Maruecos para que me encuentre tomando el sol, relajada y tranquila", señaló en un programa de televisión), pero Blanca ha manifestado en varias ocasiones la preocupación de ella y su marido por el estado de salud de su suegra. "Estamos a su lado", ha comentado la modelo.

Los enamorados, que hace unas semanas se llevaron un disgusto porque el ginecólogo que atendió a Blanca en el parto de su hija, Lucía, quedó absuelto de la supuesta imprudencia temeraria de que la joven le acusaba, volvían a mostrar su mejor sonrisa en la cita deportiva.

Otros asistentes
El ex futbolista del Barcelona Txiqui Beguiristain también estuvo en el Marina Port Vell, junto a su mujer y su hijo, Iker, así como el cantante Luis Aguilé, acompañado de su esposa, Ana.

Más de quinientas personas disfrutaron de un fin de fiesta en las carpas con una espectacular cena, donde el plato fuerte fue una paella de habas, caracoles y pollo de más de una tonelada de peso, elaborada por los valencianos Galviz, que figuran en el libro Guiness de los Récords por haber preparado la más grande del mundo, que amadrinó Ana Obregón.

Más sobre: