Lujo y glamour en la fiesta de David y Victoria Beckham

Otros invitados fueron el deportista Gary Lineker, acompañado de su esposa Michelle y la diseñadora inglesa Viviane Westwood.

La magnífica fiesta tuvo lugar en cuatro grandes carpas - ocupaban una extensión mayor que la propia residencia- instaladas en el jardín de la mansión que los Beckham tienen en Hertfordshire

Geishas y champán
A su llegada, los asistentes fueron recibidos por geishas que les ofrecían champán mientras que Victoria, embarazada de cinco meses, optó por el zumo de naranja natural. Poco después, comenzó la primera actuación de la velada, el tenor Russell Watson deleitó a los presentes antes de que se iniciara el banquete.

Elton John, su compañero sentimental, David Furnish, la actriz Joan Collins así como su marido Percy Gibson tuvieron el honor de compartir la mesa presidencial junto a los anfitriones.

David Beckham lució en el festejo su nuevo peinado, un look que algunos medios británicos no han dudado en calificar de "mohicano". Tanto él como su esposa asistieron vestidos de negro y con diamantes, como se especificaba en la invitación. Victoria está esperando su segundo hijo y continúa siguiendo todas las tendencias de moda. En esta ocasión, optó por un vestido negro y un largo abrigo de cuero del mismo tono.

Con fines benéficos
Tras el almuerzo, y en la misma carpa -decorada con miles de linternas rojas de estilo japonés y orquídeas- comenzó la subasta benéfica que presentaron dos rostros muy conocidos de la televisión británica, Ant y Dec.
Los invitados tuvieron la ocasión de pujar por lecciones de golf con el campeón británico Nick Faldo, sesiones de entrenamiento con Beckham, una botella de champán firmada por los anfitriones, una semana en Necker, la isla privada del magnate Richard Branson, un par de botas de fútbol de David Beckham además de entradas y viajes para asistir a los partidos que Inglaterra juegue en el mundial de Japón y Corea. Todos los beneficios obtenidos fueron destinados a la organización de ayuda a la infancia NSPCC y a ella también irá lo obtenido por la venta de sendas exclusivas de la fiesta -una para revistas y otra para televisión- así como la cantidad que pagaron los invitados por acudir a la velada.

Fiesta infantil
También Brooklyn, de tres años, disfrutó de la fiesta que sus padres habían preparado. Para él y sus amiguitos, David y Victoria prepararon otra celebración para la que compraron múltiples juguetes. Los niños tuvieron incluso su propio castillo hinchable para divertirse mientras sus padres asistían a la fiesta de estilo japonés.

Más sobre: