Eugenia Martínez de Irujo habla por primera vez de su ruptura con Francisco Rivera

Dos meses después de anunciar su separación, Eugenia Martínez de Irujo vuelve a cumplir con sus compromisos profesionales. En esta ocasión, la duquesa de Montoro inauguró la primera joyería de Tous, firma de la que es imagen, en Lisboa. Durante la rueda de prensa, Eugenia hizo las primeras declaraciones tras su ruptura matrimonial en las que dejó de manifiesto que a pesar de que su relación con Francisco Rivera es muy buena y lo que más les une es su hija, Cayetana, de momento no existe una reconciliación entre ambos. La duquesa, que en un principio se mostró reticente a hablar del tema, simplemente se limitó a decir: "Eso nunca se sabe, de todas maberas ese asunto pertenece a mi vida privada". Sin embargo, según ha reconocido, todavía no ha iniciado los trámites de separación: "No tengo prisa. Las cosas están así, dejemos que sigan su curso".

'Siempre he sabido que mi vida no era un cuento de hadas'
La duquesa de Montoro confesó que siempre supo que su vida no era "un cuento de hadas" y que durante este tiempo que ha estado separada de Francisco Rivera se ha dado cuenta que "nadie es imprescindible" y que ella no es una mujer que necesite un hombre para seguir adelante.

A su vez, la hija de la duquesa de Alba, que de momento descarta la idea de salir con alguien, tiene muy claro que si en un futuro compartiera su vida con un hombre debería tener "una cualidad que todo el mundo se imagina". Cuando le preguntaron si se refería a la fidelidad la duquesa no contestó ni que sí ni que no, simplemente se limitó a sonreír y, como dice el refrán, el que calla, otorga. Pero confesó que la culpa de su ruptura "la tienen dos personas. Un matrimonio es cosa de dos".

Más sobre: