Hace una semana que el pequeño Alejandro Altaba, hijo de Chábeli Iglesias y Christian Altaba, está en su casa de Miami. El bebé, que pesa tres kilos y medio, ya está en la habitación que sus padres habían preparado para él con tanta ilusión después de los casi cuatro meses que ha tenido que permanecer 2002-01-16,chabelialtahos.

Su nacimiento prematuro, llegó al mundo a las 2002-01-14-iglesias, preocupó a sus familiares pero ahora, como en otras ocasiones, ha sido su orgullosa abuela materna, Isabel Preysler quien ha comunicado la feliz noticia a través de su página en internet. "Hace una semana que mi nieto Alejandro está en casa de sus padres y que Chábeli y Christian están viviendo por fin la situación con la que han soñado durante meses", asegura Isabel.

Olvidados los amargos momentos
"Ahora, -continúa- cuando el niño está ya en casa, se nos han olvidado del todo las preocupaciones tan grandes que hemos tenido que afrontar para llegar a este final tan feliz".

Chábeli 2002-01-11,problemas cuando regresaba a Estados Unidos tras haber pasado las vacaciones navideñas en España. En el centro médico Hospiten Bávaro de la República Dominicana, donde reside su padre, Julio Iglesias, consiguieron 2002-01-21,molina y después se le trasladó a Miami, donde fue ingresada en el hospital Jackson. Ni su marido, ni sus padres se separaron de su lado en tan amargos momentos -Julio sólo se ausentó cuando sus compromisos profesionales se hicieron ineludibles. El 14 de enero llegaba al mundo Alejandro quien ha tenido que permanecer ingresado hasta la pasada semana.

Sin separarse de su lado
En estos meses, Chábeli acudía todos los días a estar con su bebé y también su madre los ha visitado en diversas ocasiones para apoyar a su hija mayor y ver a su nieto: "Yo, cuando supe que mi primer nieto iba a poder salir de la clínica, después de esos cuatro meses en los que todos estuvimos pendientes de su evolución, viajé a Miami, para no perderme esos momentos tan intensos. Creo que he disfrutado casi tanto como sus padres, pudiendo tener al niño en brazos, besuquearle y darle el biberón. Se parece más a Christian que a Chábeli, es muy tranquilo y se alimenta bien y sin problemas".

"Ahora, -concluye Isabel- cuando el niño está ya en casa, se nos han olvidado del todo las preocupaciones tan grandes que hemos tenido que afrontar para llegar a este final tan feliz".

Más sobre

Regístrate para comentar