Emocionado funeral en memoria del Barón Thyssen

Una pequeña ermita barroca a la que tradicionalmente acuden los pescadores de Sant Feliu de Guixols para pedir fortuna antes de salir a faenar fue el escenario elegido por Carmen Cervera para que se celebrar el primer funeral en memoria de su esposo, Hans Heinrich Thyssen Bornesmiza.

La Baronesa llegó al templo -ubicado entre pinos y frente al Mediterráneo- un cuarto de hora antes de que diera comienzo la misa de cuerpo presente acompañada de su hijo, Borja, y de Alexander, el tercer hijo del barón Thyssen.

Carmen Cervera, vestida de luto riguroso, no pudo evitar emocionarse ante la despedida que el pueblo de Sant Feliu dedicó a su esposo: "Gracias a todos, muchas gracias a todos", agradeció a los que se trasladaron hasta la pequeña ermita para mostrarle su apoyo y cariño.

La ceremonia religioso, celebrada en castellano, catalán y alemán, se inició con una canción tradicional catalana La vall del riu vermell antes de que el rector de la parroquia de Riudellots de la Selva, Pere Carreras, tomara la palabra. Durante la misa el Coro infantil del Monasterio de Sant Feliu interpretó también El cant dels ocells, el Ave María de Schubert así como una canción popular alemana.

Entre los asistentes, estuvieron el secretario de Estado de Cultura, Luis Alberto de Cuenca, el director del Museo Thyssen de Madrid, Tomás Llorens así como el líder del PSC Pascual Maragall.

La 2002-04-28-thyssencapilla quedó instalada el domingo a las ocho de la mañana y se retirará el martes por la mañana cuando tenga lugar su traslado a Alemania para ser enterrado a las cinco de la tarde en el panteón familiar del castillo de Schluss-Landsberg, cerca de Dusseldorf.

Más sobre: