Enrique Ponce: 'Yo sabía que estaba herido pero estaba en Sevilla'

Enrique Ponce y José Ortega Cano, que resultaron heridos en la corrida de toros del pasado martes en la Maestranza de Sevilla, han comenzado la recuperación de un modo favorable de sus respectivas lesiones.

Mientras que Enrique Ponce permanece convaleciente en la clínica Sagrado Corazón de Sevilla, José Ortega Cano fue operado con éxito ayer de la fractura de su codo izquierdo en la clínica Rúber Internacional de Madrid por el doctor Alfonso del Corral.

Pasadas las primeras 24 horas después de su grave percance, Enrique Ponce se encuentra más tranquilo y animado, a pesar de continuar con fuertes molestias. "Yo sabía que estaba herido porque el toro era muy certero, pero estaba en Sevilla y aunque me libré de milagro, había que seguir toreando", ha manifestado el matador de Chiva, que continuó la faena a pesar de estar gravemente herido.

El doctor Ramón Vila asegura que el diestro se encuentra bien y que si la evolución continúa cómo hasta ahora, podría ser dado de alta en varios días. Vila espera que Enrique Ponce esté completamente recuperado en 25 días y pueda torear en la Feria de San Isidro de Madrid.

Paloma Cuevas, que se llevó un gran susto al conocer el percance, ya que era la primera vez que el diestro sufría una cornada importante, no se ha separado de su marido en ningún momento y es testigo de la favorable recuperación del torero. El suegro del torero de Chiva, Victoriano Valencia, manifestó que el torero sigue tomando calmantes y que aunque evoluciona favorablemente "sigue con fuertes dolores".

Más sobre: