Lolita y Guillermo Furiase iniciaban, hace diecinueve años, su vida matrimonial en Miami, días después de que se celebrara su enlace civil. La popular artista debía cumplir con varios compromisos profesionales en Florida y hasta allí se trasladaron para comenzar su vida en común.

Guillermo se ocupaba ya los preparativos que rodeaban la actuación de su esposa porque "me gusta cuidar los detalles es ella la que sale al escenario y se la juega, no va a ser ella quien supervise los detalles. En estos momentos estoy más actuando como marido que como manager".

La luna de miel de la pareja coincidió con la celebración del 25 cumpleaños de la cantante y el festejo tuvo lugar en un restaurante de Tahití invitados por el presidente de Floridian Gardens que les organizó una velada inolvidable en la que no faltaron las exóticas bailarinas tahitianas.

El matrimonio se separó en 1995 pero hoy mantienen una excelente relación en la que prima el amor por sus dos hijos, Elena y Guillermo. Lolita, además, continúa cosechando grandes éxitos profesionales. Próximamente, presentará un nuevo programa de televisión y, su último disco alcanzó las listas de los más vendidos.

Más sobre

Regístrate para comentar