Vicky Martín Berrocal: ‘No hay mujer que supere una separación en tan poco tiempo’

Vestida por Angel Schlesser y acompañada por Luis Llongueras y Gonzalo Casanova, Vicky Martín Berrocal acudió al Palauet Luca de Barcelona para ejercer de madrina en la presentación de un curso de peluquería a distancia.

— Vicky, ¿esta vida que llevas ahora, de mujer empresaria, la podrías haber hecho si no te hubieras separado?
— Sí que hubiera podido, porque Manuel no le ponía peros a nada. Lo que pasa es que me compensaba más estar con él y por eso no lo he hecho antes. Por eso no trabajé. Y ahora que me ha cogido sola, pues me apetece.

— Tu vida ha cambiado mucho, ¿cómo es ahora?
— Pues muy feliz. Estoy muy bien. Tengo una hija maravillosa, el apoyo de mis padres, de mi hermana... También tengo que nombrar al padre de mi hija porque ha sido un hombre que ha marcado mi vida durante diez años y, además de todo eso, si no tuviera esa buena relación con él, a lo mejor no sería lo feliz que soy.

— Pero también hay alguien más.
— Por supuesto que también está Denilson, un hombre al que estoy conociendo y que respeta a mi hija, a mi ex marido y mi trabajo. Pero no cabe duda de que lo estoy conociendo. Me va bien y el día de mañana ya os contaré. Me apetece mucho la idea de que funcione. Yo nunca voy a estar con nadie con ninguna historieta, porque no soy de historietas.

— También has declarado en alguna ocasión que te cuesta mucho enamorarte.
— Eso es cierto, como también lo es que no estoy curada. Eso no hay que negarlo. Llevo sólo cinco meses separada y no creo que haya mujer que supere una separación en tan poco tiempo. Mi corazón no es de piedra. Yo tengo un corazón, he sufrido y cuando me enamoro, me enamoro, y el amor no se va en cuatro meses ni llega en un día. Me he tirado diez años con un hombre, llevo cuatro meses con Denilson. ¡Vamos a comparar!

— ¿Denilson conoce a tu familia?
— No conoce a nadie, ni a mi hija. Él me conoce a mí y yo a él ,y no hay más.

—Sin embargo, Manuel sí que parece dispuesto a rehacer su vida en serio.
— Ah, sí. ¡Manuel está encantado! Y yo estoy encantada de que sea feliz, es una de las cosas que pido.

— ¿Quizá los hombres olvidan antes?
— No creo. Manuel tiene un corazón enorme y si yo no he olvidado, es imposible que haya olvidado él; lo que pasa es que intenta rehacer su vida. He dicho antes que la profesión que tiene es muy complicada. Creo que necesita mucho apoyo y ese apoyo se lo puede estar dando Virginia, y yo lo aplaudo.

— ¿Qué opinas de que haya mucha gente en este país a la que le encantaría que volvierais a estar juntos?
— Es verdad. El otro día íbamos los dos por la calle a tomar café y la gente nos cogía por el brazo y empezaba: "¡Qué bien, eso es lo que queremos ver; por Dios, volved!". Vamos, una barbaridad, y yo le decía en broma: "Mira que si nos damos un beso, no veas la que se lía". Pero es muy bonito que la gente reaccione así porque denota que nos quiere y que gustábamos como pareja.

— ¿Es cierto que vas a hacer una película?
— Me han ofrecido tres líneas en una película que se llamará El clan de los Peter Panes, pero aún no sé si lo voy a hacer. No me importaría hacerlo porque soy muy valiente.

Más sobre

Regístrate para comentar