Difíciles momentos para Anna Kournikova

Que Anna Kournikova despierta tanto interés dentro como fuera de la pista de tenis es indiscutible. Como también lo es que dedica gran parte de su tiempo a actividades que nada tienen que ver con el deporte de la raqueta. Una actitud que ha molestado a su principal patrocinador, la firma Adidas, que le ha advertido que de no conseguir un triunfo próximamente podría romper el contrato.

Un triunfo deportivo próximamente
«Los éxitos deportivos son vitales y Anna se tiene que tomar en serio su carrera de una vez por todas», ha asegurado el director ejecutivo de la firma alemana, Herbert Heiner. Después añadió: "Va a tener que entrenarse mucho más fuerte de lo que lo está haciendo, pasarse más tiempo en las pistas y encarar los torneos con mucha más ambición".

Promesa infantil
Anna Kournikova ha disputado 100 torneos como profesional -debutó en 1995- y no ha obtenido ningún triunfo. Sus grandes éxitos los consiguió cuando era todavía una niña. Con catorce años se convirtió en la ganadora más joven de la Copa Federación y consiguió también el trofeo del Open de Italia para juniors.

En 1995, antes de iniciarse en la competición profesional, ya era la número uno mundial en su categoría pero desde entonces sólo ha obtenido triunfos en dobles jugando con Martina Hingis, el último en la pasada celebración del Open de Australia.

Malos resultados deportivos
La deportista ocupa la posición 66 en el ranking de la WTA y la mayor parte de sus ingresos proceden no de sus éxitos deportivos sino de sus compromisos publicitarios. Anna ha promocionado lencería, teléfonos móviles y relojes, ha participado en desfiles, rodó junto a Enrique Iglesias el vídeo musical Escape y se dice que está estudiando una oferta para participar en la próxima película de James Bond.

Y la firma deportiva que le patrocina podría entender que prefiere sus otros compromisos antes que los duros entrenamientos.

Más sobre: