Sara Montiel se reúne en Cuba con su novio, Tony Hernández

El amor ha llevado a Sara Montiel a Cuba cuarenta y cuatro años después de que visitara la isla por última vez. Sara llegó al país caribeño el pasado lunes para reencontrarse con su novio, Tony Hernández, y dispuesta a disfrutar de un inolvidable mes rodeada por el cariño y el calor de la gente cubana.

Sólo lleva tres días en La Habana, pero Sara Montiel no ha dejado de sentir en ningún momento la admiración que por ella sienten en esta tierra caribeña. Ha sido recibida con vítores, aplausos y aclamaciones. Se aloja en el hotel Nacional -donde su foto aparece entre imágenes de las grandes estrellas del cine- que la ha nombrado huésped ilustre. Y sus admiradores la esperan en el vestíbulo del célebre hotel para poder ver de cerca de a su ídolo.

Homenajeada por los compañeros de Tony
También la Escuela Nacional de Cine y Televisión, donde trabaja Tony, quiso rendir un homenaje a Sara con motivo de su estancia en España. Tony le guió y acompañó durante la visita a las dependencias del centro en la que Sara fue agasajada por los compañeros de su novio. La popular actriz recibió la medalla del decimoquinto aniversario de la citada Escuela y compartió un agradable almuerzo con estudiantes y profesores en el comedor, que había sido engalanado para la ocasión.

Sara ya manifestó las pasadas Navidades su intención de contraer matrimonio con Tony y en la Escuela de Cine aseguró que debe decidir si la boda se celebra en la catedral de La Habana o en Madrid.

Un viaje muy esperado
La querida artista se ha decidido a realizar esta visita cuando ya se encuentra recuperada de la dolencia a causa de la que tuvo que permanecer unos días ingresada en un centro hospitalario. Sara aseguraba entonces, al abandonar el hospital, que hablaba todas las noches con Tony lo que sin duda acrecentaba las ganas que tenía de poder verlo.

Además, Thais y Zeus, se han independizado por lo que ella dispone de más tiempo libre. Como se sabe, sus dos hijos decidieron dejar el hogar familiar al no aprobar el romance entre Sara y Tony, sin que esto haya repercutido en el gran cariño y la relación que existe entre madre e hijos.

Más sobre: