Se cumple un mes del comienzo de la Travesía Atlántica de Álvaro de Marichalar

La Expedición Atlántica de Álvaro de Marichalar comenzaba hace un mes en el río Tíber, en Roma. El aventurero se despedía de familiares y amigos para embarcarse en su pequeña ‘Numancia’, dispuesto a cumplir su gran sueño de cruzar el océano Atlántico en una moto acuática de dos metros y medio de eslora.

Álvaro se dirigía a Nápoles. La primera jornada de navegación fue dura. El hermano del duque de Lugo se vio sorprendido por un violento oleaje que le tiró de su embarcación, pero, a pesar de los momentos de angustia vividos, el protagonista de Atlantik 2002 logró superar esta difícil prueba que le puso la mar en el inicio de su travesía.

Palermo, Túnez, Annaba, Jijel y Argel fueron los siguientes destinos de Álvaro y sus compañeros del barco de apoyo. En cada puerto fueron recibidos con gran cariño y admiración, y tuvieron la oportunidad de visitar los rincones más emblemáticos de cada uno de estos lugares, además de conocer sus respectivas culturas y formas de vida.

Situaciones de peligro
Aunque el curso de la Expedición Atlántica marcha viento en popa, Álvaro de Marichalar se ha tenido que enfrentar, durante este mes de travesía, a situaciones de gran peligro en alta mar, de las que ha salido airoso gracias a su experiencia náutica.

Debido a los fuertes temporales, el equipo de Atlantik 2002 se ha visto obligado a perder algunos días de navegación. Las reparaciones de ‘Numancia’, la embarcación de Álvaro, resentida tras las largas horas seguidas de viaje, también ha motivado que el aventurero haya tenido posponer su salida en alguna ocasión. A pesar de estos impedimentos, Álvaro no ha perdido la ilusión ni las fuerzas necesarias para continuar su apasionante viaje.

"Seguiremos adelante en nuestra travesía. Nos mueven unos ideales que pueden con cualquier tormenta de mar o de tierra. Que son más fuertes que cualquier mala envidia, calumnia, ignorancia o mentira.. Siempre confiado en Dios, la idea de conseguir un récord del Mundo para la navegación española; el hacer realidad un reto personal que es también un sueño; el luchar por la promoción del deporte lejos de las drogas y el alcohol; el colaborar con la Asociación Mensajeros de la Paz y el unir pueblos y culturas a través de la mar, nos motivan con tanta fuerza, que será muy difícil atemorizarnos o quitarnos la ilusión que pueda detener nuestra Expedición Atlántica", afirmaba el navegante navarro en uno de sus relatos diarios que publica Hola.com.

Paso por las Islas Baleares
De Argelia, a Palma de Mallorca. Álvaro y sus compañeros han pasado unos días en las Islas Baleares -"renunciar a pasar por ellas hubiera sido traicionarlas un poco", había señalado el viajero-, desde donde zarparán hacia Alicante, Málaga y Sevilla.

El Atlántico está ya muy cerca, y el camino recorrido hasta el momento ha sido, en palabras de Álvaro, "el entrenamiento previo al Océano".

En Hola.com, nuestros lectores podrán encontrar las mejores imágenes, vídeos y audios de este mes de travesía, además de los relatos del protagonista de la Expedición y de sus compañeros, los tripulantes del barco de apoyo.

Más sobre

Regístrate para comentar