Rocío Carrasco tenía sólo quince años cuando se subió a una pasarela por primera vez con el fin de recaudar fondos para FASE (Fundación Antisida de España). Su madre, la gran Rocío Jurado y su padre, el desaparecido Pedro Carrasco, no quisieron perderse el debut de su única hija en el mundo de la moda mientras ella, todavía una colegiala, recorría con ilusión y cierto nerviosismo la pasarela dispuesta en el Casino de Madrid.

A Rocío le atrajo tanto el glamour de la moda que incluso decidió que iba a dedicarse a ella profesionalmente. Durante cierto tiempo participó en numerosos desfiles convirtiéndose siempre en centro de atención hasta que la televisión llamó a su puerta. Sintió entonces la fascinación de la pequeña pantalla y hoy, diez años después, es una de las jóvenes presentadoras que acompañan a María Teresa Campos en el programa Día a día.

Más sobre

Regístrate para comentar