Sara Montiel se ha convertido estos días en centro de atención por varios motivos, primero fue la pleuritis que le impidió asistir al estreno de la película Sara, una estrella; después la comentada decisión de sus hijos de independizarse al no aprobar el noviazgo de Sara con el joven realizador cubano Tony Hernández y finalmente, la crisis hipertensiva que le ha obligado a permanecer ingresada varios días en un centro clínico de Madrid.

Por fortuna, la célebre artista se encuentra ya en su domicilio madrileño donde sigue el tratamiento - todavía debe guardar reposo- prescrito por el equipo facultativo que le ha atendido. Con buen humor y mostrando un aspecto tan cuidado como de costumbre, Sara comentaba al salir del hospital: "Me encuentro muy bien pero hasta que los médicos no tengan todos los resultados no puedo decir lo que me ha pasado".

Como no podía ser de otro modo, sus dos hijos, Thais y Zeus, la visitaron mientras permanecía ingresada, demostrando con su presencia que, a pesar de la nueva etapa que empiezan, entre ellos no hay tirantez.

Más sobre

Regístrate para comentar