Rocío Jurado: 'Estoy enamorada de Jose hasta las trancas'

Rocío Jurado y José Ortega Cano cumplieron hace siete años con el tópico de la historia de amor entre una tonadillera y un torero. Se conocieron en 1992 y tres años después se daban el sí quiero en su finca de ‘Yerbabuena’, que antes había pertenecido a otro popular diestro, Juan Antonio Ruiz, Espartaco.

Fue el 17 de febrero de 1995 cuando la pareja contraía matrimonio en una multitudinaria y romántica boda con la que quisieron culminar su noviazgo. Como decíamos, han pasado ya siete años pero Rocío Jurado sigue tan enamorada como el día que se celebraba su matrimonio con el diestro y así se lo aseguraba hoy a Terelu Campos durante una conexión telefónica en directo durante la emisión del programa Con T de tarde que se emite en Telemadrid.

Enamorada como el primer día
"Yo me enamoré -decía Rocío- desde el primer momento hasta las trancas". Aunque la artista reconoció que, al principio, se mostró reticente por todas las circunstancias que rodean al mundo del toro. "Le tenía - aseguraba- miedo desde el sentimiento. Hay que hacer un esfuerzo tremendo y saber lo que significa. Mentalizarme para eso fue muy fuerte".

"Él que me enamoró día a día fue él. He disfrutado muchísimo con él desde que lo conozco", comentaba la artista de Chipiona al hablar sobre su marido.

Esposa de torero
La genial cantante recordó también el episodio más difícil que le ha tocado vivir junto a Jose Ortega Cano, la cogida que el diestro sufrió en Colombia poco antes de que se celebrara su matrimonio. "Estábamos en el apartamento Juana, la madre de Jose, mi hija Rocío y yo cuando Juana cogió el teléfono y le dijeron que él había sufrido un ‘puntazo’". Rocío Jurado contó que en ese momento la madre del torero soltó el teléfono mientras decía: "Siempre dicen que es un puntazo, aunque no lo sea".

Efectivamente, fue una grave cogida, incluso se llegó a temer por la vida de José Ortega Cano. Por fortuna, él se recuperó y un mes después, en la fecha prevista, tenía lugar el ansiado enlade.

Rocío asegura que él es ante todo torero: "Él es un torero artista. Hasta para ir por la calle le gusta vestirse de torero". Por este motivo, durante el período que el diestro ha estado retirado de las plazas ella le ha rogado a la Virgen de Regla, la patrona de su querida Chipiona: "Cuídamelo, pero que vuelva a los ruedos".

Más sobre: